¿Qué buscan los turistas en las calles de las ciudades-destino a la hora de comer? ¿Responde la oferta que se les ofrece a las expectativas que la gastronomía española genera fuera de nuestra fronteras?

paella y sangria

España es un país turístico. Recibimos a millones de personas cada año a las que facilitamos la entrada en el país, ofrecemos infraestructuras y servicios, entretenemos y damos de comer. Todo con un único objetivo: vaciarles los bolsillos con nuestra variada oferta hotelera, el shopping y la restauración. Y si puede ser de forma repetida, mejor.

Destinamos muchos recursos de los fondos públicos para promocionar la marca España, Madrid, Barcelona o Sevilla, con los que engrasamos el motor de una máquina llamada turismo. Con un único objetivo: que nuestros visitantes vengan con los bolsillos bien llenos, para vaciárselos.

Muchos aterrizan con un mapa bien definido de lo que quieren visitar, donde quieren comer y de que forma van a invertir el dinero de sus vacaciones. Han consultado webs y blogs para informarse, tomar notas mentales y planificar una agenda. Han hecho los deberes y, si es la primera vez están deseosos de probar la sangría, la paella y ver un tablao flamenco vengan a Granada, a Lugo o a San Sebastián. Si repiten, su nivel de exigencia es mayor y es cuando se deslocalizan de las zonas más turísticas para explorar entornos más auténticos.

paella y sangria 2

Al igual que el “sun, sex & siesta” ya no es un slogan válido, el menú de Paella+Sangria por 15€ tampoco vale. Y mucho menos si lo presentamos así, como en las fotos de este post. Porque son guiris, pero no tontos.

Son guiris, no tontos
Deja tu valoración

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *