Un pequeño restaurante sueco está dejando su huella en Brooklyn. Su nombre es Aska (cenizas) y es el resultado de una colaboración entre el chef Fredrik Berselius y el gerente Eamon Rockey (que abandonó el proyecto una vez abierto y consolidado el restaurante). Cuenta con sólo 30 plazas y es la versión moderna de la nueva cocina sueca.

Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY, Fredrik Berselius
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY, Fredrik Berselius
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY, Eamon Rockey
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY, Eamon Rockey

En el Aska sirven pequeñas (¿minúsculas?) raciones. “El formato del menú es como a mí me gusta comer. Creo que es divertido comer pequeñas porciones. Puedes ofrecer más matices que cuando sirves un menú de porciones normales”, explica Berselius. El chef trabaja con ingredientes simples y técnicas tradicionales como el ahumado y el curado. “La cocina sueca se basa en la patata, la col, el pescado y la carne”, dice Berselius. “Los sabores deben reconocerse. Todo el mundo cocina patatas y cebollas, pero nosotros tratamos de hacerlo de manera diferente”.

Viendo los platos de Berselius, mi sentido común me dice que los comensales salen con hambre de su restaurante…

Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY

Para acompañar el menú, Rockey, que atendió la barra del Eleven Madison Park, comisarió una carta de vinos europeos, además de sidras terrosos y cócteles elaborados con cervezas locales e ingredientes nórdicos. Un gran acierto contar con un profesional reconocido para elaborar la carta de bebidas y personalizarla con el carácter del restaurante. Me pregunto si el tamaño de las copas y vasos está en consonancia con las pequeñas raciones que salen de la cocina…

El interiorismo también se suma al atractivo de Aska.  “Hay cuero, madera, telas y colores tierra muy simples”, dice Rockey del espacio. “Para nada es una atmósfera extravagante.” Berselius está de acuerdo: “Es un gran ambiente. Es gratificante estar en un espacio creativo “.

Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Aska Scandinavian Restaurant, Brooklyn NY
Un (discreto y exitoso) sueco en Nueva York: Aska Scandinavian Restaurant
Deja tu valoración

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *