Ramón Gómez de la Serna, escritor y periodista madrileño, decía que “el vermú es el aperitivo al que se llama de tú”,  y es que en el Madrid de principios del siglo XX, era un lujo que se podían permitir todas las clases sociales. Una tradición de fin de semana multitudinaria, donde los cliente se agolpaban fuera de los bares “a la hora del vermú”, de una a tres de la tarde después de misa.

Vermut
Vermut

Tomar el vermut se está convirtiendo, desde hace un par de años, en un meeting point local para un público muy amplio que debes aprovechar si tu negocio cumple con cuatro requisitos básicos: una barra, tapas calientes o frías, vermut embotellado, a granel o de grifo. Y si tienes terraza, sumas un bonus para convertirte en uno de los bares donde una clientela de proximidad venga a tomar su vermut de fin de semana.

El vermut es una bebida única, con un complicado proceso de elaboración y personalísimas mezclas de hierbas, que le dan un peculiar sabor muy agradable y algo goloso.

Vermut en La Carmencita de Madrid, foto de spanishsabores.com
Vermut en La Carmencita de Madrid, foto de spanishsabores.com

Sus raíces están en Francia, Italia y España (el más famoso es el de Reus, en Tarragona) y se le conoce ordinariamente con el nombre de Vermouth di Torino, porque fue en la capital del Piamonte donde el licorista Antonio Carpano lo preparó por primera vez en 1786, aunque la palabra viene del alemán wermut (ajenjo, una de las plantas aromáticas que interviene en su composición) y es uno de los ingredientes que le da su sabor característico.

Vermut de Reus, cartel publicitario de VERMUT- YZAGUIRRE de Reus, foto de todocoleccion.net
Vermut de Reus, cartel publicitario de VERMUT- YZAGUIRRE de Reus, foto de todocoleccion.net

Es una costumbre pensada ‘para abrir boca’ antes de la comida y se sirve acompañado por una rodaja de naranja (si es rojo) o de limón (si es blanco) y muchas veces con un poquito de agua de seltz (la soda o sifón de toda la vida) para darle una sensación más refrescante al paladar).

Las redes sociales han propulsado ahora esta moda en blogs y webs de forofos del vermut y en Facebook, donde se da visibilidad a nuevos locales y se redescubren antiguas bodegas.

Tiene un servicio sin complicaciones: vaso, hielo, vermut, sifón o soda y una rodaja de naranja. Si optas por un servicio más elaborado, utiliza una cristalería más vistosa y adórnalo con brochetas cocteleras con aceitunas o encurtidos como pepinillo, cebolleta e incluso alcaparras.

¿Te ha resultado útil este post?
El fin de semana, prepárete para servir vermuts
Deja tu valoración

Un Comentario
Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *