En las últimas semanas, y gracias a la calidad de los followers de mi perfil de Twitter, los contactos de mi Linkedin, los me gusta en mi Instagram, los nuevos amigos en Facebook, los recientes suscriptores de mi blog y los muchísimos mensajes que recibo de todos vosotros, me he dado cuenta de la importancia de los contenidos que publico.

Os agradezco a todos seguirme, leer mis reflexiones y consejos, y vivir mis #GastroAventuras. Me muevo mucho, leo todo lo que cae en mis manos, como y bebo hasta reventar en todos los sitios que mi presupuesto y tiempo me permiten, experimento y hablo con mucha gente. Mis impresiones intento plasmarlas en las redes sociales y en el blog, para compartirlas con todos vosotros y juntos, crecer y hacer de este oficio una profesión más respetada, más profesional.

Sabeis de mi poca afición a las webs de descuentos -en las que creo que se menosprecia el trabajo de los bares y restaurantes vendiendo como oferta un trabajo más duro de lo que muchos imaginan-, mis dudas sobre la imagen que se da de nosotros en la tele -ese medio que divulga pero cae en una cierta frivolización del sector y maleduca al cliente- y espero que valoréis el enorme respeto y amor que siento por la gente que se pone cada día delante de los fogones durante dos turnos, afronta la difícil tarea de atender dos servicios en sala o detrás de una barra, intentando que el cliente viva la magia de un cocktel.

Hace tiempo que dejé la operativa. Pasé años en el campo de batalla, pero un día decidí que tal vez ya me había vuelto un poco vieja para trabajar 14 horas al día al pié del cañón. Ahora, desde aquí y con mi mejor criterio, formo parte de la gran familia de la hostelería como consultora. Y tengo vuestra confianza.

La calidad debe ser el objetivo de este blog. La calidad de los contenidos. Hablar claramente y con total libertad, reflexionar juntos. Conquistaros con la independencia de mi opinión. Construir una comunidad en la que nos sintamos libres y cómodos, y donde la interacción sirva para evolucionar.

Esta es vuestra casa. Gracias por venir.

¿Te ha resultado útil este post?
La calidad, el objetivo
Deja tu valoración

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *