Quieres montar un restaurante…¡Felicidades!

Has visto gente que, con menos creatividad que tú (y por supuesto menos inteligencia, reputación, recursos, contactos, dedicación…), consigue negocios de restauración con un buen rendimiento. Pongamos por ejemplo que ya tienes al cocinero, es tu hermano y socio, un crack de la cocina con experiencia y con quien sabes que todo va a ir bien.  Tu marido es un lince y se ocupará de los números. Y tu te vas a poner al frente de la sala, llevando el servicio y vas a llevar el peso de lo que se entiende como gestionar un restaurante.

Es un excelente comienzo. Continúa este proceso, evaluando entre otros muchos, estos puntos importantes de tu nueva vida:

Tu MISION principal

Estas van a ser tus tareas principales: planificar, organizar, desarrollar, controlar y gestionar las actividades que se realizan en la prestación de servicios de comida y/o bebida, coordinando y supervisando los distintos recursos que intervienen para conseguir el máximo nivel de calidad.

HOSTELERÍA ACTUAL, ¡bienvenid@!

Repasa análisis de los estudios más recientes,  estudia los modelos más característicos y valora las tendencias actuales del servicio en la restauración. Crea una experiencia para tu cliente.

Ponte al día con los protocolos de relaciones con clientes, prescriptores, proveedores, etc.

Tu EQUIPO de trabajo

Por pequeño que sea tu establecimiento, necesitarás manos que te ayuden a hacerlo funcionar. Para empezar a plantearte tus necesidades de personal, parte de una lista de tareas y planifica la distribución del trabajo con perfiles muy polivalentes. Define objetivos y procedimientos.

Prevé la gestión de los recursos humanos: plantillas, selección y contratación de personal, cuadros de turnos y horarios, rotación del personal, absentismo, bajas, etc.

Considera el periodo de formación como una inversión muy importante al que sacar el máximo partido.

La COMERCIALIZACIÓN

Échale un vistazo y quédate con lo que te sirva de la infinita información que encuentras en internet sobre marketing en la hostelería, marketing mix en la restauración, marketing interno, promoción en la restauración y el análisis de ventas.

Vas a ocuparte de la sala, donde se realiza la venta, y una de las armas más poderosas que tienes son las cartas y menús. Dale mil vueltas a este tema, siempre te quedarás corto.

Define un calendario comercial con el que trabajar a unos meses vista. Crea acciones de las que puedas medir fácilmente el retorno.

Planea una estrategia en redes sociales que se adapte a tu disponibilidad, presupuesto, target y filosofía de empresa. Para esto, necesitas crear el material con el que comunicarás tu mensaje (contenidos, fotos, vídeos). Infórmate de cuánto cuesta un profesional que se ocupe de ayudarte con la estrategia y/o gestionar tus redes.

Considera la publicidad tradicional, no descartes nada al inicio. Desde un buzoneo de flyers, una campaña en la radio o una inserción en el periódico local. Cuenta siempre con un profesional para que tu impacto visual y mensaje sean potentes.

El MANTENIMIENTO DE LAS INSTALACIONES, HERRAMIENTAS, MAQUINARIA Y MATERIALES, también son tu responsabilidad.

Estarás a cargo del mantenimiento preventivo, correctivo y de re-acondicionamiento de toda la maquinaría que necesitarás (cafetera, máquina de hielo, exprimidores, aire acondicionado y calefacción…).

La puesta a punto de útiles y herramientas necesarias para el desarrollo del trabajo también es tu responsabilidad: desde los manteles de las mesas, los uniformes del personal hasta los saleros.

¿Deseas más información sobre este o cualquier otro tema relacionado con el sector?

Si tienes un restaurante, cafetería o bar, ponte en contacto conmigo: hablaremos de tu negocio o proyecto, te presentaré varias propuestas y valorarás qué tipo de colaboración quieres que te ofrezca, sin ningún compromiso.

4 sencillas claves para gestionar tu restaurante
5 (100%) 1 voto

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *