He visitado el Cañete varias veces este año y siempre me voy con una sonrisa en la boca. Y cuando tienen ortiguillas, una sonrisa todavía más grande. El Cañete es la barra más castiza de las Ramblas, un local “tubo” con una barra bien atendida con un trato amable, cordial y cercano. Súmale que ves la euforia de la cocina, un impagable espectáculo.

En su web, mencionan al gurú Philippe Regol “Nos encantó cómo Philippe Regol resumió en Observación Gastronómica nuestra cocina: Cocina para tiempos de crisis en los que el público quiere saber lo que come y refugiarse en una tradición.”

Y continúa… La carta parece decirnos: “¡Qué el mundo se acaba, que no sabemos adonde vamos!. Gastémonos los cuartos que nos quedan en cosas serias y no nos comamos mucho el coco con reflexiones metafísicas sobre la cocina moderna y otras historias…”.

Totalmente acertado, como siempre.

Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)

 

Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)

 

Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete (Barcelona)
Cañete, la barra más castiza (Barcelona)
Deja tu valoración

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *