1/3 Corner Kitchen (Central, Hong Kong)

Visito la zona que se está posicionando como el lugar trendy y deseado donde vivir, montar un bar o un restaurante, inaugurar un concept store o una galería de arte, en una de las grandes urbes del planeta, lado Asia. Hong Kong, con sus más de 7 millones de habitantes es una ciudad que bulle bajo tus piés y te envenena a la altura de la nariz.

Desde el otro lado de la calle, observo el frontal del Corner Kitchen: el mobiliario, el concepto de interior, la oferta y la dinámica del cliente.

Hay una pareja local sentada en una de las pequeñas mesas. Toman algo que me parece un frappuccino servido en un tarro, con pajita.

 

Puesta de sol sobre Hong Kong
Puesta de sol sobre Hong Kong
Central District, Hong Kong
Central District, Hong Kong
2/3 Dishoom (Shoreditch, London)

Londres es, ha sido y será una de las ciudades origen de tendencias. Si en los 60’s Carnaby Street era la zona asfaltada de Europa donde uno se sorprendía a cada paso, y en los 80’s el Soho enseñó al mundo que una de las grandezas de la modernidad era la convivencia en la multiculturalidad, en el 2014 Shoredicht manda. Su calles con bares, restaurantes de todo tipo de comida con interiorismos rabiosamente industriales, gastro-pubs… a los que acude la fauna más cool de Europa (con permiso de Berlín, donde son über-übercool) son el epicentro de una forma de hacer las cosas con la máxima modernidad planetaria.

En la mesa de al lado en Dishoom, un restaurante indio donde estoy disfrutando de un bun de pollo tikka memorable, una joven de pelo azul y estética gothic-punk acompaña su biryan con te frío de gengibre, servido en un tarro, con pajita.

Dishoom, London
Dishoom, London
3/3 El Nacional (Eixample, Barcelona)

La capital del Mediterráneo, del diseño y de las Rambla más famosas del mundo, ha hecho de la gastronomía uno de los pilares básico de su oferta turística. La apertura de cientos de establecimientos de filosofía gastrobar, neotaberna y/o bistronomiquismo dibuja un mapa de variadas opciones para el foodie.

En mi tercera visita a El Nacional, me regalo un festival de tapas en La Tapería acompañado con cervezas, que es lo que toca para un brunch castizo de domingo. La cerveza me la sirven en tarro.

El Nacional, Barcelona
El Nacional, Barcelona

3, 2, 1… (Conclusión)

En los tres casos, se ha usado el “tarro” para realzar la parte “fashion” (como diría mi mamá) del concepto. Ni los capuccino/frappuccinos se han servido jamás en tarros en Italia. El té en occidente se sirve en taza y en oriente en vasito.

Y en España, las cañas se han tirado toda la vida en un vaso, un vaso de caña. Clic para tuitear

Pero somos modernos, muy modernos, y esta modernidad (el abrazo del oso a las tendencias) nos lleva a la imitación más que a la reinterpretación de la autenticidad, que no deja de ser para muchos, la verdadera creatividad.

(La foto de cabecera de este post es de www.homewaresdirect.com.au)

Frappuccinos, te de jengibre y cervecitas en TARRO
5 (100%) 1 voto