No se hasta donde va a llegar la falta de reacción del personal de sala, pero como no espabiléis vais a ser los próximos profesionales en vías de extinción, expuestos en el museo de fósiles del INEM.

En los últimos meses he leído cosas como estas;

La gota que va acercándose al límite del vaso, la pone este artículo de Diego Coquillat, donde nos presenta el primer restaurante sin mesas, sin sillas, sin sala, sin camareros, en definitiva, sin el servicio propio de un restaurante.

El concepto de este “restaurante” llamado Mapel, es una cocina central creada por algunos de los chefs más relevantes de la ciudad de Nueva York, que a través de la tecnología, eliminan todos los procesos propios de servicio y sala de un restaurante. Cocinan, envasan, venden a través de una app y hacen delivery.

Qué…¿vamos espabilando brigadas? 

Yo seguiré evitando las máquinas de vending si hay un ser humano tirando cañas, prefiriendo las barras por la cercanía con vosotros (donde puedo disfrutar del espectáculo de ver trabajar a un buen profesional) y mirando con mucho recelo cualquier artilugio, mecanismo o tecnología que le reste magia a este sector y el contacto humano. 

Pero si no ponéis en (mucho) valor la importancia del trabajo en la sala, esta 
 

¿Te ha resultado útil este post?
La tecnología ¿mató al camarero?
5 (100%) 1 voto