Antes de emprender en hostelería, si tienes ganas y recursos financieros, tómate un tiempo para pensar en el modelo de negocio, construir tu proyecto de restauración y entender las claves para emprender.

Estos son las primeras preguntas que debes hacerte:

¿Cúal es el modelo de negocio que quiero trabajar?
Ganarse la vida vendiendo comida y bebida es algo antiguo, muy antiguo. El sector ha evolucionado en los últimos años y hay muchísimas formas de montarse un chiringuito. Desde cocina de autor, barras de pinxos, restaurantes singulares, franquicias, gastrobarras o “espacios experienciales”… ha mil tendencias que pueden seguirse.
Cada modelo tiene una estructura de inversión, gastos e ingresos diferentes que necesitas analizar para considerar la mejor opción para tu idea, presupuesto y expectativas de negocio.
Tip: un consultor te ayuda a conocer cual es el modelo de negocio, la rentabilidad, los gastos fijos y variables y como hacer un concepto de restauración sostenible y feliz.
¿Como se hace un proyecto de restauración?
¿Cuánto cuesta montar un bar, restaurante o cafetería?
¿Qué espacios son necesarios para que todo funcione bien?
¿Qué interiorismo se ajusta al concepto de negocio que vas a trabajar?
¿Cuanto se tarda desde que se firma el alquiler del local hasta que se recupera la inversión ?
Tip: un consultor te ayudará a diseñar un proyecto coherente con tu idea, tu presupuesto y las últimas tendencias del sector.
¿Cuánto vale mi proyecto?
Un proyecto de restauración tiene gastos escondidos que para el emprendedor primerizo representan una pesadilla. Nada es lo que parece y al final, el restaurante (o bar o cafetería) cuesta más de lo que uno tiene o de lo que uno puede financiar.
Si te planteas emprender en hostelería, debes conocer cómo funciona el back-office de tu negocio. Ahí es dónde está el dinero.
Tip: un consultor especializado en gestión te ayudará a manejar los números de tu negocio, la clave de tu rentabilidad.
¿Emprender o no emprender?
Deja tu valoración