No he ido a HEART, ni pienso ir. De momento no tengo ninguna intención de visitar el híbrido gastro-show que prometía ser la sensación del verano en Ibiza.

Tengo varias razones para no hacerlo. Son mías, totalmente subjetivas y personales que quiero compartir contigo.

Ibiza tiene grandes productos locales: una huerta con patatas, tomates o sandías excepcionales, una pesca fantástica y un pollo y huevos payés de categoría con los que hacer lo que más os gusta a los cocineros; jugar con el producto, reinventar y crear recetas con nuevas técnicas, mucha creatividad y emplatados sorprendentes. Ibiza es una isla de campos que huelen a hinojo, tomillo y romero. Las naranjas y los higos chumbos son un filón dulce y goloso …

Hay propiedades maravillosas en las que invertir para crear proyectos que aúnen gastronomía, modernidad y respeto. Hay paisajes que son mucho más espectaculares que cualquier show del Cirque du Soleil, amaneceres y puestas de sol que eclipsan el trabajo del mejor técnico de iluminación. Escenarios naturales del color de la tierra roja, de los arbustos verdes o del encalado inmaculado de las casas payesas. “Performances” como el movimiento de las lagartijas o el gesto gracioso de los podencos que no necesitan ensayos. Todo ello es auténtico, único e irrepetible.

Puesta de sol desde Santa Agnés, Ibiza
Puesta de sol desde Santa Agnés, Ibiza (Foto Eva Ballarin)

El Bullit de Peix, los arroces marineros o el licor de hierbas hubieran podido ser la excusa perfecta y el punto de partida para experimentar nuevos caminos gastronómicos en un entorno mediterráneo y singular.

Heart de Ibiza con Adrià al frente

Adrià Ibiza hubiera podido ser el sueño ibicenco de dos genios, pero HEART se ha quedado como un local más de Botafoch, entre Cipriani y el resto del circuito “bling bling” de los habitantes de taconazo y Franck Muller de la Marina y si no fuera porque aquí las estrellas brillan con una luz especial, podrías estar en New York, Dubai o Hong Kong. Un copy paste de más de lo mismo.

No entiendo como la genialidad de los Adrià Brothers se ha limitado a crear un espacio cerrado en el Casino de Ibiza (Ibiza Gran Hotel) situado en la zona urbana menos atractiva de la isla, la Marina Botafoch. Sirviendo sushi y “molecularadas” varias “que se inspira en los sabores más emblemáticos de diferentes culturas y países” (o eso dicen, porque no me he sentado en su mesa) en vez de crear un concepto vinculado a lo más auténtico de la isla.

El concepto no ha despertado el interés que se le suposo inicialmente. No ha tenido el efecto “LIO” deseado, un proyecto del Grupo Pacha que todos quisimos ver de cerca.

Tal vez porque Ricardo Urgell & family se dedican a esto del show-business y la expectativa era esa, la de ver el mejor espectáculo de la isla, con el telón de fondo de Dalt Vila iluminada en las noches de verano, con artistas de cuerpos de infarto y un sonido impecable en un reinventado Divino que tantas noches de fiesta nos regaló.

Las críticas en Tripadvisor (y sé que la web de opiniones no es la fuente más fiable) sitúan a HEART en una posición muy baja con respecto al resto de locales en la isla y la palabra “decepción” se repite. Ningún ibicenco me ha hablado con entusiasmo del sitio. Los amigos que me han visitado este verano han preferido cenar en Cas Pagès, Can Pujol, Can Costa, Can Pilot, Ses Boques, Sa Trenka, Sa Punta, Sa Carbnoneria o el nuevo Aubergine, un delicioso espacio en Santa Gertrudis.

Detalle del jardín de Aubergine Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Detalle del jardín de Aubergine Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Detalle de la terraza de Aubergine Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Detalle de la terraza de Aubergine Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Croquetas de Sa Carbonería de Santa Eulària des Riu, Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Croquetas de Sa Carbonería de Santa Eulària des Riu, Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Gambas y calamar en el Chiringuito de Sa Punta, a la luz de un fanal. Talamanca, Ibiza (Foto Eva Ballarin)
Gambas y calamar en el Chiringuito de Sa Punta, a la luz de un fanal. Talamanca, Ibiza (Foto Eva Ballarin)

No sé si el modelo de negocio funcionará, los números hablarán a final de temporada. Yo sólo hablo de lo que me hubiera gustado, de mi propio sueño. Pero no he invertido en HEART, ni trabajo ahí.

“You may say I´m a dreamer, but I´m not the only one.” (Imagine, John Lenon)

Más fotos de mis experiencias en Ibiza en mi Instagram con el hastag #EvaLovesIbiza

¿Te ha resultado útil este post?
Ibiza y el HEART sin corazón de los Adrià
Deja tu valoración