Los negocios a pié de calle tienen sus más y sus menos. Mayor accesibilidad del público, mejor visibilidad y un escaparate para mostrar el producto. En el caso de la hostelería, salvo excepciones donde los cristales tintados o las cortinas dan un mensaje explícito de exclusividad, el cristal que comunica el local con el peatón, se convierte en el aparador donde se transmite el ambiente y el producto.

Ahí fisgoneamos y valoramos si hacemos una nota mental a la que recurrir cuando buscamos una pizzaría con encanto, un restaurante cálido para una cena romántica o una sala con luz natural y decoración austera para una comida de trabajo.

Toda esta magia desaparece al bajar la persiana. El contenido queda oculto en tras un muro metálico y en el mejor de los casos, queda un cartel en la fachada.

Utilizar la persiana como un lienzo promocional del negocio es una buena idea que, en varias zonas de la ciudad si son transitadas en el horario de cierre, funciona muy bien. Una creación de comunicación visual puede ser el comercial sin coste que trabaje para tí cuando descansas.

Y si somos atrevidos y planteamos algo digno de foto, sugerimos un hashtag e incluso proponemos regalar un par de menús en un concurso online, estaremos utilizando este elemento para mucho más que garantizar que tu negocio quede bien cerrado. Deja que tu persiana venda por tí, es una inversión con retorno asegurado.

Las imágenes de estas persianas que comparto son muy grafiteras y tremendas, pero creo que el concepto está claro.Graffiti-en-Persiana-La-Playa-Madrid graffiti-cierre-persiana-madrid-pollo-fuenlabrada graffiti-madrid-cierre-cosmen-&-keiless-graffiti-company graffiti-madrid-bar-cierre-persiana-alcorcon cierre-persiana-graffiti-decoracion-madrid-bodega-santa-cecilia graffiti-cierre-persiana-madrid-decoracion-jamon-tienda-negocio-publicidad-a-tugusto 4652911497_a13152ac20_b

 

Persianas que venden tu restaurante
Deja tu valoración