La industria de los restaurantes, hasta el año 2006, viene de un modelo que llamaré MODELO TRADICIONAL que tiene muchas particularidades, pero que destaco tres principalmente :

  • La relación entre el restaurante y los clientes es presencial y limitada en el tiempo, comienza y termina con la estancia del cliente en el restaurante para comer, cenar, etc.
  • Los motivos por los que los clientes van al restaurante fundamentalmente son dos, motivos gastronómicos, saciar la necesidad de comer y/o disfrutar de una buena gastronomía, y motivos sociales, compartir mesa con otras personas, amigos, pareja, compañeros de trabajo, etc.
  • El restaurante es el emisor casi único del contenido que genera, es decir, el restaurante es el que habla del restaurante en los diferentes canales, web, prensa, etc.

El modelo en el que estamos, el Modelo Actual ha cambiado. A partir del año 2006 con el nacimiento de las redes sociales y con la consolidación de internet como canal de información, las personas comenzamos a relacionarnos de una manera diferente, trasladándose posteriormente este tipo de relación también a las empresas.

Es a partir de entonces cuando comienza o que entendemos como MODELO ACTUAL, que es en el que nos encontramos en este momento y que se caracteriza por unos cambios importantes en las características anteriores:

  • La relación entre los restaurantes y los clientes ya no es exclusivamente presencial, sino que puede ser on-line o virtual y además continuada en el tiempo, el cliente puede establecer relación con el restaurante no sólo con su visita, sino antes y después de ésta gracias principalmente a las redes sociales.
  • Los motivos por los que los clientes van al restaurante se amplían, ya no sólo son gastronómicos y sociales, los restaurantes están trasladando una serie de valores a través de Internet y las redes sociales que lo diferencian de otros que no lo hacen y que se convierten en motivos para atraer y fidelizar clientes, valores del tipo de diferenciación, marca, credibilidad, transparencia, comunicación, valores económicos, etc.
  • El restaurante ya no es el emisor único del contenido, ni siquiera lo controla, es el usuario o cliente el que habla del restaurante convirtiéndolo en un contenido relevante y con una alta credibilidad, que influye directamente en las decisiones de otros usuarios y de su comunidad de seguidores.

 

 

Darwinismo en el sector, la adaptación
Deja tu valoración