Cualquier evento importante cuenta desde hace unos años, con actividades gastronómicas incorporadas en su programa o paralelas. En Barcelona, el evento del año tanto por su repercusión global, número de visitantes e impacto económico es el World Mobile Congress (22-24 Febrero 2016).

Una repercusión que conocen bien los convocantes de la huelga del metro TMB de Barcelona, y que afectará no sólo a expositores, participantes y público en sus desplazamientos, sino a miles de negocios de hostelería (y resto de sectores) que esperan vender más y mejor sus servicios durante esta semana. Daños colaterales que nadie asume.

Quedan un par de días hasta el inicio del congreso y, según la alcaldesa de L’Hospitalet, hay tiempo para llegar a soluciones.

El GastroVillage

En esta edición, y consolidando la tendencia de vincular la gastronomía a los grandes saraos urbanos, L’Hospitalet de Llobregat (la ciudad anexa a Barcelona donde se aloja el recinto ferial), ofrece una propuesta paralela llamada L’Hospitalet Experience, organizado por el Ajuntament de esta ciudad y la Associació de Gastronomia i Turisme de L’H i el Baix Llobregat (AGT).

El objetivo es generar visibilidad de una serie de productos autóctonos de la zona y varios establecimientos que se han apuntado a este GastroVillage, que será un espacio de encuentro y descanso para los congresistas del GSMA MWC, maridados con actividades folko-culturales para transmitir el mestizaje cultural de L’Hospitalet, que cuenta con una población de 253.518 habitantes y una vida trepidante, a las puertas de la hegemónica Barcelona.

Areas metropolitanas

Comparar L’Hospitalet con Brooklyn (NY) es el punto de partida de una reflexión de Oscar Teruel, Presidente de AGT, como forma de entender la deslocalización del foco de atención de la grandes urbes hacia otros puntos de las áreas metropolitanas donde, según Teruel, están pasando muchas cosas y muy interesantes. Y no siempre salen en los mapas.

Desde la AGT, se defiende la autenticidad de productos locales, a través del parque agrario, (una de las zonas agrícolas más antiguas y fértiles del país: un patrimonio cultural, económico y ecológico de primer orden situado justo en el centro del área más poblada de Cataluña) y dando valor al payés y su trabajo. Se realizan numerosas actividades y encima de la mesa, el equipo cuenta con estupendos proyectos para la dinamización de la zona.

L’Hospitalet ha empezado a andar con la implementación del Distrito Cultural, un espacio referencial de las nuevas tendencias artísticas, y ahora lo hace también en el ámbito culinario. Bajo esta marca paraguas, emerge un proyecto con vocación de futuro y continuidad en el tiempo en el que se reúnen todas nuestras propuestas en estos ámbitos. Las nuevas y todas aquellas que ya están funcionando con identidad propia.

L´H Experience.

Tapas y platillos con clásicos como el pescadito frito o las bravas, showcooking de paellas y fideuàs, castells o rumba catalana figuran en un programa que puedes consultar en la web de AGT  (o en el programa completo) y que resume la singular identidad de L’H.

L´Hospitalet Experience Gastro Village en el WMC Barcelona 2016
L´Hospitalet Experience Gastro Village en el WMC Barcelona 2016

BONUS

Sabías que:

– Ferran Adrià nació en L’Hospitalet (14 Mayo, 1962)?

L’Hospitalet es, sin lugar a dudas, una ciudad sorprendente que no deja a nadie indiferente. Una ciudad próxima, amable y mestiza con una oferta gastronómica que es el resultado de la suma y del maridaje de los múltiples orígenes y de las múltiples procedencias de su gente. Una ciudad que acoge a todos y donde todos se sienten acogidos. Esta diversidad que caracteriza a mi ciudad da como resultado una oferta de locales de tapas y restaurantes donde se pueden degustar las propuestas más tradicionales y también las más modernas y elaboradas.

Ferran Adrià, cocinero de L’Hospitalet.

– Con 20.324 habitantes por kilómetro cuadrado, L’H uno de los municipios con más densidad de España?

L’Hospitalet es una ciudad mediterránea que se define por su carácter acogedor y heterogéneo. Tomar un vermú o una copa, degustar una tapa o salir a cenar forma parte de nuestra forma de relacionarnos, de compartir, de disfrutar de una charla, de relajarnos. Es, en definitiva, una manera de vivir. Por otro lado, la existencia de un sector de la restauración potente y diverso tiene un peso importante en la economía y contribuye a la dinamización social. Crea, en efecto, riqueza económica y social para avanzar hacia un modelo de ciudad con más bienestar.

Núria Marin i Martínez, Alcaldesa de L’Hospitalet.

– En el transcurso del siglo XX la ciudad ha tenido diferentes olas migratorias (años 20, años 70 y años 90) que la han convertido en la segunda ciudad de Catalunya?

¿Te ha resultado útil este post?
El GastroVillage del World Mobile Congress Barcelona
1 (20%) 2 votos