Una de las características más fascinantes de la gastronomía es ese poder de fusión entre diferentes mundos para lograr experiencias extraordinarias. Cuando los elementos responden a una sofisticada selección y tienen como objetivo conseguir productos únicos, se produce una alquimia mágica. Detrás de toda búsqueda hay una interesante historia humana, un empeño casi obsesivo por encontrar la combinación perfecta entre varios elementos.

Un viaje que reconoce la peculiaridad de un territorio, su identidad más potente y su tradición, combinado con una intuición visionaria.

Shinji Fukoyo, el Master Blender de la destilería japonesa Suntory Whisky (since 1923), es un ejemplo de todo ello. Su Yamazaki Sherry Cask 2016, sucesor del galardonado como ‘Mejor Whisky del Mundo 2015’ (Jim Murray’s Bible), es un encuentro sensorial entre un destilado excepcional y su proceso de envejecimiento en barricas de Jerez.

La delicadeza de este single malt japonés, combinado con el poderoso carácter de las barricas españolas es una propuesta de matices complejos, refinados y sutiles.

Fukuyo supervisa cuidadosamente todo el proceso, desde la selección de las barricas hasta su tostado y la maduración del Jerez. Las barricas crían jereces durante tres años, y se envían a la destilería Yamazaki de Suntory, listas para contener el destilado que se convertirá en el excepcional Yamazaki Sherry Cask.

La nota de cata contempla un color marrón oscuro; con pasas, tomate seco, clavo y cacao en nariz; un paladar rico e intenso, dulce y agrio, chocolate con avellanas. Y un final prolongado, agridulce, ácido.

Las otras grandes estrellas de esta destilería, pionera en la elaboración de whisky en Japón son el Hakushu 12 (un single malt fresco y ligeramente ahumado con notas herbáceas y un sabor vibrante y refrescante) que funciona extraordinariamente bien como aperitivo con soda y una hoja de menta, el Yamakazi 12 (el emblema de la casa, suculento y caracterizado por un aroma afrutado y que potencia las notas a piña, pomelo o naranja confitada) y el Hibiki 17  (elaborado a partir de malta cuidadosamente cultivada y seleccionada en las cálidas tierras que rodean sus destilerías de Yamazaki y Hakushu. En su envejecimiento se utilizan barricas usadas de Umeshu (utilizadas en la larga crianza del tradicional licor de ciruela japonés) que le aportan un especial bouquet de aromas afrutados y una textura sedosa, es una propuesta elegante y afrutada que resalta el agradable dulzor que persiste en el paladar).

En un momento en el que en las mejores barras se empieza a observar una gran inquietud por servir tragos nobles con calidad, esta familia de destilados es una apuesta fabulosa para el cliente que disfruta de un buen whisky y porque no, para el espíritu inquieto que desea una experiencia diferente y única.

Tres propuestas de coctelería servidas en una cata sensorial en el espacio BristEAU en el Hotel Mandarín de Barcelona (Febrero 2016), maridada con un menú de Ángel León.

Sour de Jengibre y Shiso by Hakushu 12

Suntory-Whisky-Hakushu-

Old Fashion con Yamazaki 12

Suntory-Whisky-Yamazaki

Hibiki, con Hibiki 17

Suntory-Whisky-Hibiki

Fotos Webershanwick.com

La locura japonesa de Fukuyo (coctelería)
Deja tu valoración