Rusticos, técnicos, lisos o de colores. de inspiración vintage o modernista. Realizadas en cerámica, inox o cristal… las vajillas se han convertido en protagonistas de las mesas de los bares y restaurantes.

Después de haber convivido los últimos años con tablas de pizarra y cestitas metálicas, una nueva generación de materiales y formas han conquistado el corazón de los cocineros para ser el soporte de sus creaciones.

El plato blanco tradicional ha dejado paso a un catálogo diseñado para realzar las presentaciones, haciendo del emplatado una obra de arte efímera.

Una industria que emplea diseñadores, productores y comerciales dispuestos a poner sus catálogos en constante renovación, a disposición de los restauradores, que ya consideran este gasto como una inversión necesaria para ofrecer al cliente una mejor experiencia.

Una vajilla atractiva forma parte de la identidad del restaurante, de su cocina. Una ensalada en un bol bonito o un guiso en una cazuelita singular se convierte en un impacto visual potente que refuerza la afirmación de que “primero comemos con los ojos”.

La pericia de utilizarlas de forma compensada, como soporte de las recetas presentadas al cliente y no como un mero desfile de piezas sobre la mesa a lo largo de un menú, apoyando con su estética la secuencia del menú, es un arte que no todos los restauradores ejecutan elegantemente. Por ello hay que estudiar cuidadosamente su uso y sacar el mayor provecho de esta estupenda herramienta de presentación de vuestros platos que potencia la identidad (branding) de vuestro restaurante.

Si deseas comentar el post, te invito a hacerlo en mis redes sociales FacebookTwitter o Linkedin.

(Foto www.porvasal.es)

Tendencias en vajillas para restaurantes
Deja tu valoración