No hay nuevo restaurante que se precie que no prevea una oferta de coctelería para complementar la tradicional oferta de comida y bebida de sus clientes. La barra de coctelería es tendencia, seduce y da color a cualquier negocio hostelero.

Es un atractivo punto de venta por su buena rentabilidad y por la menos complicada gestión de un stock que no perece, como es el caso de los alimentos frescos.

En muchos casos, se plantea como un barra tradicional y se prepara una carta en la que conviven clásicos como el dry martini, el bloody mary o el mojito, una coctelería conocida y que cuenta con una buena aceptación, más alguna receta personalizada del restaurante.

Pero una línea de negocio que puede reportar buenos beneficios, debe tener un tratamiento especial. El asesoramiento por parte de alguna de las muchas empresas profesionales que se dedican a ello es un punto de partida ineludible.

Una barra de coctelería bien diseñada, para empezar, garantiza que el trabajo del bartender sea profesional, limpio y eficaz. El conocimiento de los diferentes portfolios de las empresas distribuidoras y el mejor match de productos, asegura un stock con buena salida. Una carta equilibrada, con recetas clásicas y/o autor que resulten atractivas y en consonancia con la oferta gastro propuesta es primordial para fidelizar a la clientela en este consumo.

Y finalmente, la correcta selección y formación de los responsables de la barra es de obligado cumplimiento para que tu barra de coctelería contribuya a la facturación global del negocio de la forma prevista.

Si decides incorporar los cócteles a tu oferta, hazlo de la mano de un profesional. Mezclar es cosa seria.

Si deseas comentar el post, te invito a hacerlo en mis redes sociales FacebookTwitter o Linkedin.

Si quieres ver más ejemplos de barras, te invito a ver  las 25 barras de restaurante más interesantes.

(Foto de www.hola.com)

¿Te ha resultado útil este post?
Pon una barra de coctelería en tu restaurante
Deja tu valoración