Hoy vamos a reflexionar sobre un ejemplo que nada tiene que ver con nuestro sector. Analicemos la influencia que tiene hacer uno de esos descuentos-ofertas que tanto gustan a muchas plataformas digitales de promoción de negocios.

¿Por qué? Sencillamente porque muchas veces es más fácil ver la paja en el ojo ajeno, y tal vez la historia de Toni Ruedas nos ayude a entender que ocurre con los descuentazos que prometen un incremento de clientes tal que nuestra caja explotará con billetes de 50€.

A esta historia la he llamado “La parábola del neumático”.

Toni Ruedas es propietario de un taller y vende pneumáticos. Paga por cada pneumático a su proveedor 25€.

Lo guarda en el almacén (repercutimos 0,10% del alquiler) de forma segura (repercutimos 0,10% de Securitas Direct y 0,10% del seguro anual contra robo, incendio, etc.) y en un espacio limpio y ordenado (repercutimos 0,10% de la persona ocupada de la limpieza).

Toni Ruedas emplea a un mecánico buenísimo -y con contrato- que coloca los pneumáticos de forma muy profesional (repercute un 0,30% de su sueldo, seguridad social y retenciones, además de ropa de trabajo, agua, cafe, jabón para las manos y papel wc).

También carga en la factura final un 0,05% de gastos comerciales (las tarjetas del taller y el anuncio en el gratuito del barrio), gastos fijos (las llamadas para pedir los pneumáticos al proveedor, la conexión adsl para ver las novedades y hacer el seguimiento del pedido, el coste de la electricidad de las luces y el aire acondicionado…) y sus consumibles (tinta y papel para imprimir la factura o las fundas de plástico que protegen el coche mientras esta en el taller).

Y finalmente ajusta su beneficio al máximo para ser competitivo, dar un buen servicio y fidelizar a su cliente.

Cambiar un pneumático cuesta en el taller 50€.

Y ahora viene el Groupon de turno y le dice a Toni que haga una oferta del 50% y que les de 1 € por cada cliente que le manden. Cuando le pasa la Visa al cliente (y no hemos contado la comision TPV del banco), tiene que poner de tu bolsillo 10€.

Pero le “aseguran” que gana un cliente. Lo dudo, el próximo cambio de pneumatico se hara con otro cupon-oferta-descuentazo.

Un gran negocio, eh?

Antes de caer en el cuponazo del descuento, haz números y piensa para quien quieres trabajar.

Si deseas comentar el post, te invito a hacerlo en mis redes sociales FacebookTwitter o Linkedin.

(Foto www.templatesold.com)

¿Te ha resultado útil este post?
Política de descuentos. La parábola de Toni Ruedas
Deja tu valoración