Durante la apertura de un nuevo restaurante y sus semanas posteriores, se convoca a la prensa, bloggers y a los llamados influencers del sector para presentar el espacio y un menú degustación.

Estas son tres de las críticas aparecidas. Una de ellas, redactada por la periodista de la agencia de comunicación que lleva la cuenta del restaurante. Otra, de un crítico gastronómico y la tercera, de la pareja de bloggers de moda a los que no se les invitó al final de la cena.

¿Os atrevéis a adivinar el autor de cada texto? ¿Jugamos?

TEXTO 1, en el blog imaginario “www.elgourmetdelsol.org”

Melón, sandía, dentón y chocolate. Con este menú se estrena la nueva casa de la Chef Paris en Sant Josep, uno de los lugares más privilegiados en la isla para contemplar las fabulosas puestas de sol sobre el mar. En una confortable terraza, agradablemente iluminada, la chef sirvió un sencillo menú degustación donde de potenciaba la identidad de los productos de la huerta y la costa ibicenca.

El acierto de recibir a los comensales con una versión propia del mojito, con ausencia de agua carbonatada y el golpe de Angostura que marcan los cánones más tradicionales, precedió a una cena bien ejecutada, servida en mesa tradicional de inspiración francesa: vajilla y cristalería de corte clásico y sin adornos y cubertería contemporánea sobre mantelería blanca. Un detalle que se agradece siempre y que aporta mucha elegancia a la puesta en escena.

La chef abrió la cena con una crema fría de melón y jamón, servida en taza de consomé. Para mi gusto, el jamón debería haberse deshidratado ligeramente en horno para aportar una textura crujiente al plato, y tal vez complementarse con algún tipo de fruto seco (pistacho o almendra tostados y picados) y un hilo de AOVE local. Muy rica y refrescante como inicio.

Le siguió una ensalada de tomate, sandía, queso feta y rúcula bien aliñada y servida de forma muy original sobre el soporte natural que ofrecía la media sandía cortada y vaciada para la ocasión. Un segundo muy apropiado para estas noches de calor estival que los asistentes celebraron. Una sugerencia a cocina: trabajar el tomate en concassé con un ligero marinado de hierbas locales como hinojo y tomillo para dar ese toque de campos ibicencos que tanto se aprecia.

Como plato principal, confió en su proveedor habitual, sirviendo un dentón al horno por comensal. El pescado, con muy poca intervención probablemente para no alterar el intenso sabor de esta pieza, se presentó con una patatas y cebolla al horno, y una sencilla rodaja de naranja. El conjunto resultaba muy apropiado en boca. De este plato, sólo mencionar que un sencillo servicio de gueridón con un desespinado hubiera resultado más amable para el comensal. Añadir también que un preparado de aceite, pimienta y el jugo reducido del propio pescado hubiera funcionado de maravilla como opción del comensal para regar la pieza y aportar más intensidad de sabores, potenciando la identidad marinera de la receta.

La nueva incorporación al equipo de Paris, el chef pastelero Robert, sorprendió con un contundente postre: una receta original con base de crumble de galleta, chocolate negro y finalizado con cacao espolvoreado. Un postre que repitieron los asistentes y al que sugeriría la incorporación de algún fruto rojo como frambuesas o arándanos que compensaran con su acidez el rotundo protagonismo del chocolate. En otra tesitura, una gota de helado de vainilla -y quizás una hoja de menta o hierba maría luisa fresca- en el emplatado, también podría funcionar.

SG19 es una casa recomendable por la honestidad de sus productos km0, el servicio casual que resulta muy elegante y el potencial que el equipo demuestra.

Felicidades a la Chef Paris y al Chef Robert por una velada memorable que terminó con un original servicio de café a la italiana y una agradable sobremesa donde no faltaron las confidencias sobre los secretos de cocina de este fenomenal equipo.

TEXTO 2, firmado por la figura ficticia de Mariví Laconte

La Chef Paris nos deleitó en su recién estrenada terraza, fabulosamente decorada con el exquisito gusto que aportan sus innumerables viajes y experiencia, con un extraordinario recorrido sensorial por la huerta y la costa ibicenca, con un dominio de las técnicas a la altura de las grandes referencias de la cocina.

La majestuosa mesa y delicada cristalería y vajilla, junto con una sorprendente cubertería de diseño, encandilaron a los asistentes a su llegada, demostrando el maravilloso cuidado de los detalles.

Para el menú degustación de presentación de la nueva propuesta de París, la chef sirvió una deliciosa sopa fría de melón e ibérico, una creativa ensalada de sandía de la huerta y un memorable dentón, que confirmó sus dotes en el dominio de los ingredientes locales y las cocciones a baja temperatura, resultado de su larga trayectoria al frente de los fogones y junto a grandes profesionales.

El postre del chef Robert recordó a las grandes casas. Un chef que bebe de la influencia de los pasteleros más reconocidos y que trabaja el chocolate con una delicada maestría. Su “gateau aux chocolat” es una excusa en si mismo para visitar esta casa.

El conjunto es un menú equilibrado, apoyado en el delicado maridaje que se propone.

Sin duda, un restaurante que merece un reconocimiento especial y la merecida distinción que persigue a sus creadores desde que iniciaron su actividad en Sant Cugat, hace unos años con una cocina personal e innovadora. El camino a la estrella está servido.

Texto 3, en la web inventada www.comosloquecomemosylosabes.com

Cenamos en el nuevo restaurante de Ibiza SG19. La ubicación esta bien, con una terraza con vistas a una bonita puesta de sol, aunque hay que destacar que el acceso al restaurante es difícil por falta de señalética adecuada y de difícil aparcar.

La terraza del restaurante cumple todos los tópicos de la mayoría de restaurantes de la isla: muchas velas y un cierto aire hippie que pretende llevar al cliente a la época más famosa de la isla balear.

El menú degustación consistió en una crema de melón y jamón, bastante sosa y en la que la proteína presentaba una textura muy blanda (probablemente por llevar mucho tiempo hecha y en frío), una ensalada de sandía (una muy poco original forma de repetir temas frutales en el menú) donde la rúcula había perdido la parte crujiente y un dentón al horno, sin más gracia que un rodaja de naranja encima. El plato resultaba pequeño para la pieza y venía sin limpiar, lo que nos obligó a pedir un plato para separar la cabeza y espinas. El diámetro insuficiente del plato, demuestra que muchos cocineros no hacen pruebas de emplatado antes de poner sus platos en la carta, o lo que es peor, no piensan en el comensal.

El menú finalizó con un pesado postre de chocolate y galleta y un café.

El servicio pretende ser desenfadado pero le falta profesionalidad. En varias ocasiones oímos el desagradable ruido de platos rompiéndose y no se nos ofreció pan en ningún momento. Tampoco se sirvieron las tradicionales hierbas, que cierran cualquier ágape en muchos restaurantes de la isla.

El nuevo SG19 es un sitio recomendable para un mojito a la puesta del sol (elaboran uno propio sin agua con gas o limonada bastante interesante), pero la relación precio-calidad-servicio debería revisarse.

¿Quién es el autor de cada texto?

Las versiones sobre las experiencias en restaurantes, cuando se leen en publicaciones escritas u online, siempre responden a unos criterios determinados. En este ejemplo, son tres visiones diferentes, la por la periodista de la agencia de comunicación, la de un crítico gastronómico y la de la pareja de bloggers de moda a los que no se les invitó al final de la cena y a los que nadie del equipo reconoció.

(Nota aclaratoria que interrumpe esta lectura: No siempre me meto con los bloggers, aquí un ejemplo)

Resolvamos el enigma.

El primer texto responde al crítico, el segundo a la periodista y el tercero, of course, a los bloggers que no pagaron su cena.

¿Lo adivinastéis?

En la vida, todo es del color del cristal con que se mira.

Si deseas comentar el post, te invito a hacerlo en mis redes sociales FacebookTwitter o Linkedin.

(Foto www.slate.com)

¿Te ha resultado útil este post?
Todo es del color del cristal con que se mira
Deja tu valoración