Aline Langlieb, diseñadora de la colección urbana de Brown Hotels y del artista de graffiti Edgar Rafael. transforman una torre de vigilancia de Tel Aviv en un hotel con todo tipo de comodidades y servicios como ducha, mayordomo personal, desayuno y servicio de habitaciones.

La campaña es estupenda: el hotel aloja «influencers» y a los ganadores del concurso internacional que se ha llevado a cabo en cooperación con hotels.com. ¿El gancho? Compartir una foto de ellos mismos en su ciudad de origen con el equipo de playa que traerían a Tel Aviv y un letrero con el hashtag #TAKEME2TELAVIV. El premio para los más creativos y cuyas fotos resulten virales.

Una estupenda experiencia piloto puesta en marcha en Tel Aviv para promocionar el turismo de invierno.

Los ganadores pasarán en Israel cuatro días de vacaciones, la primera noche alojados en la torre de vigilancia y las restantes en un hotel de la colección Brown Hotels.

Fuente TecnoHotelNews

 

 

¿Te ha resultado útil este post?
Desestacionalizar a golpe de influencer
Deja tu valoración