Por necesidad, por impulso, por conveniencia, por atender a una recomendación, por curiosidad…

Cada cliente que cruza la puerta de tu restaurante y espera a que el maître o el camarero correspondiente lo lleve hasta su mesa, lo hace con una motivación diferente.

Que el cliente entre a tu restaurante supone que has ganado la primera batalla, la del elegirte a ti y no a otro. Como cuando miras la cartelera del cine y, al final, te decantas por una película en lugar de otra. Dentro del restaurante, de la sala de cine, se produce la segunda elección. Se libra la segunda batalla. En los guiones cinematográficos, las diez primeras páginas son clave: narran los 10 primeros minutos de la película y es ahí donde tienes que enganchar al espectador. En tu restaurante, dispones de mucho menos tiempo. En dos minutos (incluso menos, a veces). Tienes dos minutos para seducir a tu cliente y que, además de elegirte una vez, quiera hacerlo habitualmente.

¿Sabes quién tiene la capacidad de seducir a tu cliente en 2 minutos? ¿Al primer vistazo? TU CARTA

Para conseguirlo, recuerda que tu carta es una de las mejores herramientas de venta que tienes, un elemento de marketing y de ventas con el que todos los clientes entran en contacto. Además de ser atractiva visualmente, es preciso que pongas en marcha un ejercicio de menu engineering con el que saber cómo funciona tu oferta gastronómica y a través del que lograr transmitir la esencia de tu restaurante – ese por qué debe escogerte a ti también la próxima vez, y no a otro – en un par de minutos.

Te presento el verdadero PdE (Plan de Seducción). Toma nota:

  1. La carta es tu mejor empleado. Siempre puntual y dispuesto a cumplir su cometido: informar, seducir, vender, comunicar, fidelizar.
  2. La carta es una poderosa herramienta de ventas. Nunca relegues la carta como si fuera un mero elemento más del servicio. La carta es mucho más que un papel que contiene toda tu oferta y la presenta con un diseño más o menos acorde con el branding del negocio.
  3. Asegúrate de tratar bien el contenido de tu carta. Aplica técnicas de Menú Engineering; junto con un diseño gráfico potente pueden aumentar tus ventas de una forma tan sencilla que te parecerá increíble.
  4. Orienta tu carta al cliente, en todos los sentidos. En las nuevas cartas, nada es gratuito ni casual, todo está estudiado y orientado a cumplir varias funciones en relación con tu cliente.
  5. Haz de tu carta un incansable agente de ventas. Conocer las reglas básicas de la clasificación de platos te ayudará para dar instrucciones claras a tu diseñador y lograr un documento que actúe como un comercial a tiempo completo y a muy bajo coste.
  6. Utiliza técnicas de neuromarketing a la hora de establecer y mostrar los precios, así como en la presentación de los platos. Si quieres saber un poco más sobre ello, te dejo enlace a mi artículo al respecto.

Recuerda esto:

Hacer una carta es algo más que escribir los nombres de los platos y su importe en una lista. Hay que pensar en el diseño, el tamaño y el formato, en la disposición de los platos, las descripciones o la forma de colocar o escribir los precios, para que el cliente compre lo que nosotros queremos vender.

Este artículo está inspirado en otro que publiqué primero en la web de Barra de Ideas.

¿Te ha resultado útil este post?
Cómo seducir a tu cliente… en 2 minutos
5 (100%) 2 votos