Te lo dije en el Gastrouni Training Camp en el que participé en Madrid el 16 de octubre y te lo digo ahora: conseguir una buena carta no va de diseño (o al menos, no solo de diseño). Va, sobre todo, de analizar tu restaurante y sus datos para aplicarlos al diseño de la carta.

Éste es el decálogo que te va a ayudar a convertir tu carta en 100% vendedora. Yo que tú me lo imprimiría y lo colgaría donde lo viera bien. En la puerta de la nevera, por ejemplo.

  1. Tu Carta es tu mejor vendedor. Métetelo en la cabeza.
  2. Averigua a qué cliente diriges tu carta y diséñala para él.
  3. Haz una reflexión sobre tus platos: identifica los platos estrella, los platos caballo de batalla, los platos puzzle y los platos perros.
  4. Ahora, reorganiza tu política de precios y la presencia de los platos en la carta dependiendo de las dos variables que te sirven para agruparlos en las cuatro categorías: popularidad y rentabilidad.
  5. Presta atención al diseño de tu carta. Debe ser atractivo, pero la carta es mucho más que un diseño bonito, no lo olvides.
  6. Dedica presupuesto y atención a la imagen en la carta, especialmente si incluye fotografías de los platos. Deben ser de gran calidad.
  7. Determina el formato de tu carta (número de paneles, tamaño, tipo de presentación de la información) en función de tu cliente.
  8. La forma de ordenar el contenido de la carta también es importante. Puedes elegir el clásico, dividir los platos en secciones u optar por cualquier orden a la última. Lo importante de todo esto es que el orden se adapte a lo que tu cliente espera y a lo que tú quieres conseguir de él.
  9. A la hora de expresar los precios, ten en cuenta las claves que te ofrece el Neuromarketing. Te he hablado de ellas aquí y las trataré más en profundidad en el Manual para neo hosteleros Valientes. Te aconsejo que no te lo pierdas.
  10. Dale valor al componente emocional a la hora de diseñar la disposición y presentación de precios en la carta.

Ahora coge tu carta en una mano, este decálogo en la otra y compara. Comprueba qué estás haciendo bien, qué estás haciendo mal y empieza a mejorar tu carta, como si fuera un Transformer. Cuando acabes con ella, no la vas a reconocer.

Si necesitas ayuda, recuerda que puedes contratar mi MasterClass “Convierte tu carta en un ferrari”, en la que te enseño las claves sobre el diseño técnico de cartas y te doy las herramientas necesarias para que tengas éxito en el proceso.

También imparto la MasterClass en diversos eventos sobre formación para restaurantes, como el Gastrouni Training Camp. La próxima cita es el 30 de octubre en el Road Show de Barra de Ideas en Valencia. La inscripción es gratuita y ya puedes apuntarte pinchando aquí.

– Para saber más sobre mi MasterClass “Convierte tu Carta en un ferrari” o para contrataciones, pincha aquí.

¿Te ha resultado útil este post?
Decálogo para convertir tu carta en una carta 100% vendedora
5 (100%) 10 votos

3 Comentarios
Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *