Nuevas claves del servicio en Sala

Restaurantes como commodity, en los que el efood commerce tiene más protagonismo que nunca (y que se suman al delivery, el take away y otras formas de ampliar la Sala sin necesidad de tener Sala siquiera…) y en los que la tecnología hace avanzar el negocio por caminos que ni siquiera hubiéramos imaginado hace tan solo unos años.

En un momento en el que podemos llamar restaurante a un establecimiento que no tiene Sala física (porque el lugar donde disfrutas de su comida se ha convertido en ella)… ¿Qué pasa con la Sala como la hemos conocido hasta ahora? ¿Cuáles son las nuevas claves del servicio en Sala? ¿Qué hay de la revolución en la Sala de la que venimos hablando desde hace un tiempo?

Pues que existe, que llega y que es imparable… pero está siendo más lenta de lo que a muchos nos gustaría. Sin embargo, ya advertimos las nuevas claves del servicio en Sala. Son cuatro y las analizo para ti.

El protagonismo de la Sala

La irrupción de jóvenes sobradamente preparados, enamorados de su profesión, capaces de reemplazar a los maîtres de la vieja escuela sin olvidar nunca que el servicio de sala tiene una importancia fundamental en la satisfacción final del cliente, es una realidad.

El personal de sala empieza a cambiar, a pisar fuerte y a reclamar su protagonismo.

Menos diseño en las vajillas

El exceso de vajilla de colorines y de soportes imposibles – y muchas veces poco ergonómicos – se ha impuesto en los últimos años.

El efecto de esta saturación ha iniciado un movimiento basado en la sensatez, que recupera los tradicionales platos blancos para que la vajilla no reste protagonismo a la comida.

La tendencia es la apuesta por copas y vasos de cristal fino y transparente, por cubiertos bonitos pero cómodos… Sin renunciar a la estética, pero situándola en su lugar o, lo que es lo mismo, al servicio de la comida y no al revés. Volvemos a una gastronomía en la que el auténtico lujo es lo que hay en el plato.

Otra tendencia destacable son las vajillas hechas a mano, de cerámica, madera, arcilla y materiales más naturales.

La hiperpersonalización de estas piezas para el restaurante nos recuerda a los platos con logo de muchas grandes casas, que deben estar en algún almacén, preparados para una nueva vida.

Cuencos

El cuenco es amable.

Permite mezclar sabores, integrar ingredientes, rebañar, mojar pan… Desde luego, es mucho más cómodo que hacerlo en platos… para muchos.

La Alta Cocina, en la barra

Se acabó, en muchos casos, la rigidez en las formas, porque llegan propuestas más desenfadadas que no están reñidas en absoluto con la calidad de lo que se sirve a los comensales. Disfrutar de la alta cocina en los taburetes de una barra es perfectamente posible y muy, muy trendy.

En la “zona líquida” de la sala, estas son varias tendencias que están o van llegando:

Agua con gas: Los refrescos y su sobredosis de azúcar están en retroceso y el alcohol tampoco tiene buena fama, así que el agua carbonatada -incluso con sabores, aunque aquí el azúcar vuelve a estar presente- se abre paso en la oferta líquida de los restaurantes.

Hola sake: Al hilo del éxito de la cocina japonesa, se extiende el interés por esta bebida tradicional del Japón.

Sidra, la nueva opción a la cerveza: En breve vamos a presenciar el despertar de la sidra, tanto en su versión tradicional/asturiana como en formatos más modernos, similares a los que llevan años triunfando en el Reino Unido.

Cócktails & Mocktails: Siguiendo la línea de cuidarse de los excesos, llega el auge de los mocktails, es decir, los cócteles sin alcohol, en un momento en el que la coctelería va ganando adeptos en masa. Con una inicial sofisticación y experimentación, los cócteles se transforman en relatos con su propio storytelling, así como en eventos en sí mismos, dejando de ser una simple copa para convertirse en una bebida con personalidad, con una historia que explicar y en la que las técnicas de vanguardia y la imaginación en la presentación resultan cada vez más importantes.

Café: La apertura de locales especializados en este producto confirma su importancia en el sector. Lo último en el universo cafetero es añadir superalimentos para conseguir cafés más nutritivos, energéticos y beneficiosos para la salud.

Trabajar en Sala no es tarea fácil. La formación es fundamental, así como la adaptación de las tendencias a la filosofía de cada Sala. La revolución, aunque lenta, es imparable. Quédate por aquí para estar al día y evolucionar tu negocio.

Y es que, en cuestiones de Sala, tenemos un objetivo: Compartir conocimiento para crecer juntos y generar negocios sostenibles y felices.

Seguimos en contacto. Abrazos virtuales.

– Descubre los 30 pasos del servicio en Sala aquí. Encuentras más reflexiones sobre la Sala aquí y aquí

¿Te ha resultado útil este post?
Sala: la revolución es más lenta de lo que a muchos nos gustaría
5 (100%) 3 votos

3 Comentarios
Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *