CÓMO DISEÑAR UNA CARTA CREATIVA

Arbella es uno de esos lugares que te seduce. Desde su discreta entrada, las breves escaleras que te conducen a su interior y el soplo de buena música y mejor ambiente cuando cruzas la puerta, son el inicio de una experiencia que, con solo cruzar el umbral, sabes que va a gustarte.

Barra larga, mesas redondas con sofás de piel en la primera sala y, tras la cortina, una pequeña estancia con otra mini barra, mesas tradiconales y al fondo, la pequeña cocina desde la que salen platillos-golosina. Esos que no puedes parar de pedir y cuya presentación y sabores combinan con una carta de cócteles muy bien ejecutada. Luz cálida, tal vez algo baja, y un personal con actitud.

La carta es una maravilla (con sus defectillos) y tiene todo para ser un ejemplo de cómo en una A3 se pueden hacer cosas muy creativas.

EL PASO A PASO DE UNA CARTA CREATIVA

El apartado de cócteles funciona como un mapa. 5 apartados por región geográfica con 5 cócteles cada uno. Mezcales y tequilas toman el mando en la zona de América Central; scotch, bourbons y vodka son los protas de la región USA; y en el cono sur son el pisco, la cachaça y el ron los ingrdientes destacados. Cruzando el Atlántico, Europa es tierra de ginebra y, finalmente, Asia destaca el sake y el whisky japonés.

Cada cóctel tiene una frase que resume, con mucho humor, la intención que hay detrás de la receta. Y rematan la información dos recuadros que piden otras dos sonrisas al cliente: la divertida forma de indicar la complejidad alcohólica y la leyenda que describe el serve.

La parte trasera se compone de 4 partes que juegan con el pliegue del papel. Muy breve la selección de vinos (para qué más, en Arbella los cócteles son los reyes de la fiesta), un poco de cerveza, una selección de los “especiales del happy hour” de comida y bebida y una estupenda imagen visual de los clásicos de la casa: old fashioned, sours y manhattans.

La última parte está dedicada a la comida, a los llamados “urban eats”.

3 secciones con 5-6 platos cada una.

MI ANÁLISIS DE LA CARTA

El documento es visual, divertido, de fácil lectura y genera una estupenda experiencia.

En mi opinión, los precios destacan demasiado y la tenue luz del local (sumada a la presbicia de la que esto escribe) dificulta un poco la lectura. Son las dos cosas que mejoraría. El resto…¡ni tocarlo!

Descubre mi Decálogo para convertir tu carta en una carta 100% vendedora

Una imagen vale más que mil palabras, así que te dejo las fotos de esta carta para que le eches un vistazo.

La inspiración viene muchas veces de ver cosas diferentes e intentar sacar ideas para potenciar tu negocio.

Disculpa que la carta esté tan manoseada, pero esa noche en Chicago… fué larga.

También te interesa leer mi artículo sobre Menu Engineering

Tenemos un objetivo: Compartir conocimiento para crecer juntos y generar negocios sostenibles y felices.

Seguimos en contacto. Abrazos virtuales.

Descubre todo lo que puedo hacer por tu Carta.

¿Te ha resultado útil este post?
Arbella o cómo diseñar una Carta creativa en un A3
5 (100%) 3 votos

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *