PLANT BASED FOOD

En el siglo XIX apareció en la gastronomía internacional el bocadillo de carne más grande del mundo: la hamburguesa, de la que hoy celebramos su Día Internacional.

La hamburguesa se convirtió enseguida en un alimento muy popular, así que en los años 20 del siglo pasado, la cadena de restauración White Castle la empezó a servir como plato de comida rápida, gracias al visionario Billy Ingram. Lo que sucedió a partir de aquí es historia y, a día de hoy, no hay cultura, gastronomía ni prácticamente restaurante que se precie que no tenga en su carta al menos una propuesta de hamburguesa.

Pero ¿se ha mantenido la hamburguesa igual con el paso del tiempo? En la esencia básica sí (sigue siendo una pieza de carne, pescado o vegetales entre dos trozos de pan), pero los ingredientes han evolucionado mucho a lo largo del tiempo hasta llegar a las plant based food burgers de las que quiero hablarte hoy, aprovechando el Día Internacional de la Hamburguesa y mi paso por el NRA Show, donde tuve ocasión de probarlas.

Plant Based Burguers: Las hamburguesas del futuro

Impossible Foods, los gandores del premio NRA’s 2018 Food and Beverage (FABI) en la categoría de Innovación de Producto, sirvieron la Impossible Burger a más de 10.000 personas en este evento que reúne a más de 65.000 chefs, restauradores y profesionales que visitan Chicago para asistir a esta feria comercial, la más grande de la industria: el National Restaurant Association Show, el principal evento de networking, obligatorio para los amantes de la cocina con visión de futuro, desde famosos chefs hasta propietarios de franquicias de comida rápida.

Y la mejor oportunidad para probar todas las novedades de la industria.

Patrick O. Brown es el director general y fundador de Impossible Foods. Ex pediatra, profesor emérito de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y cofundador de la Biblioteca Pública de Ciencias (PLOS), fue elegido miembro de la United States National Academy of Sciences y de la National Academy of Medicine, y es miembro de la American Association for the Advancement of Science.

Su equipo de científicos, agricultores y chefs han pasado los últimos cinco años estudiando las posibilidades, identificando métodos e ingredientes para recrear de forma natural imágenes, sonidos, aromas, texturas y sabores.

Al entender la carne a nivel molecular, elaboraron una jugosa y deliciosa hamburguesa sin carne, un alimento #gamechanger, que es solo el comienzo.

En los próximos años, la mejor carne de cerdo, el mejor pollo, el mejor pescado, queso, huevos… que el mundo haya visto, se elaborarán directamente a partir de plantas, utilizando los conocimientos y las herramientas que Impossible Foods está desarrollando en la actualidad.

Son, sin lugar a dudas, los pioneros de una nueva forma de entender la alimentación y sobre cuya influencia se escribirá en los libros de Historia.

2011, el año en que todo cambió

En 2011, Brown inició un camino con un objetivo ambicioso: reducir drásticamente el impacto de la humanidad en el medio ambiente mundial, reemplazando por completo el uso de animales con tecnología de producción de alimentos. Y afirma tener la intención de cumplir esta misión dentro de dos décadas creando los alimentos de carne, pescado y lácteos más deliciosos, nutritivos, asequibles y sostenibles del mundo directamente de las plantas. Por la repercusión que está teniendo, todo indica que va por el camino de conseguirlo.

Y no está solo: algunos de los inversores de este proyecto son Open Philanthropy Project, Bill Gates, Horizons Ventures, Trinity Capital, UBS, Khosla Ventures, Google Ventures y Viking Global Investors, Temasek o Sailing Capital.

Impossible Foods ha recaudado aproximadamente 214 millones de dólares en los últimos meses para un financiación de riesgo total de aproximadamente 396 millones de dólares desde la fundación de la compañía.

“Algunos de los empresarios más exitosos del mundo están trabajando en proyectos para colonizar otros planetas, con la premisa de que las catástrofes ambientales que los humanos están creando pronto harán que la Tierra se vuelva inhabitable. Pero Marte es una excusa débil para un planeta en comparación con la que ya tenemos, así que yo estoy trabajando por y para el planeta Tierra. En lugar de abandonarlo, vamos a hacer que la Tierra vuelva a ser grandiosa afirma Brown. ¿No te parece absolutamente maravilloso?

Y la Impossible Burger es la primera apuesta. Parece una hamburguesa, sabe (casi) como una hamburguesa y es la apuesta más valiente de la nueva era del #plantbasedfood que va a revolucionar la forma en la que entendemos la comida. La probé en mi visita a Chicago y doy fé de ello. Me comí dos de ellas y una albóndiga. Y estaban muy ricas.

Salud y Sostenibilidad, las claves del éxito de la Impossible Burger

¿Sabías que la agricultura animal utiliza el 30% de toda la tierra, más del 25% del agua dulce que se consume en la Tierra y que genera mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que todos los automóviles, camiones, trenes, barcos y aviones del mundo combinados?

En comparación con las vacas, el Impossible Burger usa un 95% menos de tierra, un 74% menos de agua y genera un 87% menos de emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde Impossible Foods, defienden que “abordar los mayores desafíos ambientales, geopolíticos y de salud pública comienza haciendo que el sistema alimentario mundial sea sostenible. Al reemplazar a los animales en el sistema alimentario, vastas extensiones de la superficie total de la tierra podrían salvarse para la biodiversidad y la vida silvestre. A medida que se restauran los ecosistemas naturales y se recupera la tierra convertida en biomasa vegetal, la fotosíntesis podría estabilizar e incluso reducir el CO2 atmosférico global”.

Pero la misión de Impossible Foods no solo es un gran avance en la forma de entender la sostenibilidad medioambiental. Las organizaciones que trabajan en la promoción de la salud y que recomiendan una “plant-based diet” cada vez son más numerosas: Organización Mundial de la Salud, Fundación Mundial para la Investigación del Cáncer, Instituto Americano para la Investigación del Cáncer y Academia Americana de Pediatría. La prevención cardiovascular o frente al cáncer, además de otras patologías crónicas como la diabetes, algunas enfermedades degenerativas y el sobrepeso, están muy relacionados con la “western diet”, una dieta muy densa en energía y que está constituida cada vez más por alimentos procesados.

Por todo ello y ésta es la gran tendencia, en la próxima década todos los alimentos que obtenemos hoy de los animales comenzarán a ser reemplazados por productos basados en plantas que los superarán en sabor, nutrición y valor, y además serán más sostenibles. Creedme, en un futuro cercano, la mejor carne vendrá de las plantas.

Este cambio de hábito alimentario garantizará que podamos alimentar a 10 mil millones de personas para el año 2050, y evitar la temida hambruna que muchos expertos vaticinan, reducir el conflicto y la desigualdad que conducen a crisis y guerras humanitarias y hacer que la economía sea más inclusiva. Y eliminaremos el confinamiento, la miseria y la matanza de miles de millones de animales por año, devolviendo la tierra a los ecosistemas nativos, lo que nos permitirá reducir el uso de pesticidas y fertilizantes a nivel mundial.

Sentido común y necesidad.

La Impossible Burger en los restaurantes

The Impossible Burger debutó por primera vez (en julio de 2016) en Momofuku Nishi, en Manhattan, restaurante de referencia del chef David Chang.

Desde entonces está ya en las cartas de más de dos mil restaurantes de todo el mundo, con una fuerte presencia en los Estados Unidos y Hong Kong, epicentro de tendencias culturales y gastronómicas. Una lista a la que cada día se suman más establecimientos.

Desde el punto de vista comercial, incorporar este producto a la carta supone una novedad “gancho” del restaurante. ¿Quién no quiere probarla?

Todavía no está en Europa, pero en mi opinión falta muy poco para que no únicamente este producto, sino todo un catálogo de #plantbasedfood empiece, a tomar las estanterías de los supermercados y las despensas de muchos restaurantes.

¿Dé que está hecha la Impossible Burger?

De ingredientes simples y completamente naturales, así como de un ingrediente llamado heme, un componente básico de la vida en la Tierra, incluidas las plantas, excepcionalmente abundante en carne. El equipo de Impossible Food descubrió que el heme es lo que hace que la carne huela, chisporrotee al calor y sepa “a carne”.

El heme es el “ingrediente mágico” que hace que esta hamburguesa, sin ser una hamburguesa, tenga el aspecto, el olor y el sabor de una auténtica hamburguesa.

La lista completa de ingredientes se compone de agua, proteína de trigo texturizado, aceite de coco, proteína de patata, sabores naturales, 2% o menos de: Leghemoglobina (soja), extracto de levadura, sal, goma de konjac, goma de xantano, aislado de proteína de soja, vitamina E, vitamina C, tiamina (vitamina B1), zinc, niacina, vitamina B6, riboflavina (vitamina B2), vitamina B12. Soja y trigo.

Te dejo con la primera de una serie de videos de bricolaje que nos llevan behind the scene y nos invitan a entrar en el corazón del equipo y la cultura de Impossible Foods. A través de estos vídeos podrás conocer a algunos de sus primeros científicos y aprender sobre la plataforma que han creado para salvar el planeta… con una hamburguesa.

Tenemos un objetivo: Compartir conocimiento para crecer juntos y generar negocios sostenibles y felices.

Seguimos en contacto. Abrazos virtuales.

Puedes descubrir más sobre Impossible Foods en su web.

¿Te ha resultado útil este post?
#MakeEarthGreatAgain: #ImpossibleBurger, la hamburguesa que salvará el planeta by @ImpossibleFoods
Deja tu valoración

4 Comentarios
Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *