TRANSFORMACIÓN DIGITAL DEL TURISMO

La tecnología ha cambiado la forma en la que los turistas buscan, planifican y organizan sus viajes y la manera de relacionarse con los destinos. Esto ha supuesto un desafío para las empresas tradicionales del sector, que han tenido que adaptarse rápidamente a este nuevo escenario, y la aparición de nuevas e innovadoras compañías que han contribuido a redefinir de una forma disruptiva y dinámica la cadena de valor del sector.

Esa nueva cadena de valor, que ha supuesto la ruptura de la tradicional y la ubicación del viajero en el centro de todo el negocio turístico, empuja a las empresas a basarse en la tecnología para gestionar sus servicios y operaciones de una manera más eficiente, acceder a más canales de distribución y a nuevos mercados y seguir mejorando la experiencia del cliente.

Existen dos aspectos muy interesantes del fenómeno de la transformación: empresas que avanzan en sus procesos de digitalización o nuevas compañías que, mediante el uso de las nuevas tecnologías, acceden de forma disruptiva a negocios que hasta ese momento les eran ajenos.

TENDENCIAS EN LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL DEL TURISMO

Estas son algunas de las tendencias de esta transformación:

UNO: Nuevos modelos de intermediación. Las bajas barreras de entrada y la combinación de las diferentes tecnologías han favorecido la aparición de nuevos modelos de negocio y la irrupción de multitud de nuevos agentes que ha rediseñado la cadena de valor.

DOS: Las plataformas tecnológicas basadas en cloud computing son ya el eje de cualquier sistema informático de una empresa turística. Facilitan el manejo de negocios estacionales, la gestión de organizaciones con sedes dispersas y las estrategias de crecimiento e internacionalización. Ponen la tecnología al servicio del negocio en lugar de limitarlo.

TRES: El mobile se consolida como el canal preferido para servicios turísticos. Los usuarios demandan nuevos productos y servicios turísticos para ser consumidos en sus dispositivos móviles, siendo una oportunidad para la creación de nuevos modelos de negocio. El m-Commerce y las compras de última hora se han convertido en habituales. Además, la conectividad móvil es demandada de forma gratuita en todo tipo de establecimientos turísticos.

Tengamos en cuenta que una diferencia importante con escenarios anteriores del sector turístico es que los viajeros digitales siguen buscando información y contratando servicios durante el camino a su destino y también una vez en el mismo, gracias a que suelen llevar permanentemente encima uno o varios dispositivos móviles, especialmente en el caso del colectivo de turistas más jóvenes.

El resultado es una demanda que requiere atención 24/7 y en la que las reservas de última hora tienen un peso cada vez más importante.

CUATRO: IoT-T (internet de las cosas en el turismo). El Internet de las Cosas, aunque aún se encuentra en sus albores, está llamado a impulsar la trasformación digital del sector. Las primeras incursiones se están produciendo en el desarrollo de aplicaciones en el mundo del turismo y principalmente por parte de grandes cadenas hoteleras y parques temáticos. Dispositivos wearables, pulseras inteligentes y beacons son los principales elementos tecnológicos de las aplicaciones, a las que se podrían añadir los sensores como parte del concepto global de smart cities.

CINCO: SCT, smart cities turísticas. La apuesta de las Administraciones Públicas para desarrollar el turismo está generando un impulso a la aplicación de tecnologías avanzadas, bajo denominaciones de destinos turísticos inteligentes, smart cities o smart islands, que incorporan muchas de las nuevas tecnologías.

SEIS: Las redes sociales, en sus diferentes modalidades y niveles, se aplican de forma amplia al mundo del turismo, suponiendo un destacado canal de comunicación bidireccional con los clientes y una herramienta para que las empresas e instituciones turísticas puedan conocer lo que funciona o no funciona de sus productos y servicios, recibir alertas y actuar con anticipación.

SIETE: AVOs (OTA’s en inglés) y plataformas de intermediación, búsqueda y comparación, y comercio electrónico sobre servicios turísticos se han multiplicado con la popularización de Internet y existe una fuerte competencia entre ellas, a la vez que se han sofisticado y complicado sus relaciones con otros agentes de la cadena de valor.

Han creado nuevos modelos de negocio e incorporado a los sistemas de búsqueda y comparación los comentarios de los usuarios.

Ahora sus estrategias de futuro incluyen la internacionalización, el mayor peso de la movilidad, la mejora de la interfaz de cliente y la diversificación de sus negocios.

OCHO: La economía colaborativa tiene un gran campo de actuación en el mundo del turismo. Ha dado lugar ya a una gran cantidad de marketplaces y nuevos negocios, creando un nuevo ecosistema de actividad en el que el valor se traslada de empresas y profesionales a personas y pequeñas empresas y en el que la reputación se convierte en un activo fundamental del negocio.

NUEVE: Innovación. Otras tecnologías que empiezan a tener protagonismo en el sector turístico son la geolocalización, la realidad virtual o la realidad aumentada. Contribuyen a mejorar la prestación de servicios, a aumentar la experiencia de cliente y a potenciar el marketing personalizado y de proximidad.

DIEZ: Big data. Las posibilidades que ofrecen muchas de las nuevas tecnologías para la generación y la captura de los datos, que reflejan el comportamiento, las preferencias y los movimientos de los turistas, son fundamentales para conocerles mejor y poder realimentar con esa información, procesada con herramientas de big data y de analíticas de datos, los productos y servicios turísticos.

Consciente de la importancia de la necesidad de impulsar la competitividad de las empresas y los destinos españoles, renovar el liderazgo mundial del país para las próximas décadas y contribuir a la generación de riqueza, empleo y bienestar de los ciudadanos en base a la utilización de las nuevas tecnologias, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo lanzó el Plan Nacional e Integral de Turismo (PNIT) 2012-2015, un conjunto de medidas durante el periodo 2012-2015, concebido para dar respuesta a las principales necesidades manifestadas por el sector turístico, con seis ejes (Fuerza de la marca España, Orientación al cliente, Oferta y destinos, Alineamiento Público-Privado, Conocimiento y Talento y Emprenduría).

Entre las medidas propuestas figuran algunas que tienen que ver con temas tecnológicos: destinos inteligentes (innovación en la gestión de destinos), apoyo a la internacionalización de las empresas turísticas españolas, ventanilla única para empresas y emprendedores innovadores, líneas de crédito para jóvenes emprendedores en turismo, programa de emprendedores innovadores turísticos, y adecuación de la oferta formativa y la investigación a la demanda empresarial.

El futuro es tecnológico y en nuestro sector (Turismo y Horeca), el que no lo entienda, desaparecerá.

Tenemos un objetivo: Compartir conocimiento para crecer juntos y generar negocios sostenibles y felices.

Seguimos en contacto. Abrazos virtuales.

¿Hacia dónde va la transformación digital del sector del turismo? Informe Tendencias
Deja tu valoración

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *