in ,

Aprender, desaprender, reaprender

Somos aprendices constantes. Continuamos creciendo y desarrollándonos porque nos permite aportar valor a los demás.

Ramón Fauria, mentalista

Una de las actividades sobre las que más información buscamos y que más desempeñamos durante los confinamientos y, en general, desde que empezó la pandemia, es la formación. Según los datos de e-magister y google publicados en La Vanguardia, durante la segunda quincena de marzo de 2020 se registró un importante incremento de las búsquedas relacionadas con formación.

La pandemia ha favorecido además la generalización de la formación online: el portal educaweb publica que en 2020, el número de solicitudes de información sobre diferentes estudios creció un 37,59% respecto a 2019, mientras que en Cinco Días la consultora MarketsandMarkets estima que el sector de la formación online se disparará desde los 8.400 millones de dólares con que cerró 2020 a unos 33.200 millones en 2025; aunque esta modalidad ya venía en crecimiento desde hace 20 años: según un estudio de la Universidad de La Rioja, la educación online ha crecido un 900% en el mundo desde el año 2000.

Por temáticas y según los datos de diversos portales formativos, junto con las profesiones relacionadas con la seguridad, la sanidad y la salud, las que más atención han recibido en estos meses han sido las relacionadas con economía y gestión de empresas, con la propia formación y la toda la oferta de formación profesional, en general.

En el sector del turismo, la hostelería y la hospitalidad, durante la pandemia hemos tenido tres tipos de perfiles en búsqueda activa de formación:

  • Profesionales con experiencia y años en el sector.
  • Recién llegados.
  • Estudiantes.

Todos tenían en común sus dudas con respecto a si estaban en el sector correcto y sobre si necesitarían nueva formación y, en ese caso, qué formación. En este contexto, además de poner la situación de crisis y cambio en perspectiva y determinar qué es temporal y qué no, también ha sido fundamental aprender a desaprender, olvidarse de cosas que habíamos hecho hasta ahora y que ya no sirven, dejar espacio para nuevos conocimientos y, como profesionales, no centrarse únicamente en aquello que nos gusta o que queremos hacer, sino también trabajar en activar otros conocimientos. Como diría el experto internacional en Neuromarketing, Néstor Braidot, activar la hipertrofia de otras partes de nuestro cerebro para ser más polivalentes cerebralmente, más adaptables, más ágiles.

La pandemia ha dado mucha visibilidad al sector como motor económico. Y además, nos hemos dado cuenta de la importancia de la colaboración público-privada cuando hablamos de turismo. Hemos entendido que el público y el privado tienen que trabajar juntos, tienen que co-crear el nuevo turismo. Esta nueva alianza es una de las fortalezas que nos llevamos de la pandemia. Otra de ellas, ser más conscientes – tal vez más que nunca – de la necesidad de profesionalizar la industria del turismo y la hospitalidad. Y ahí tiene un gran papel que representar la formación.

En este artículo quiero hablarte de un proceso que todos podemos seguir, si queremos mejorar y alcanzar nuestro propósito. Hasta ahora hemos hablado siempre de aprender y aprender es una parte clave de este proceso, pero no la única. En el contexto actual, desaprender y reaprender se incorporan para redondear el ciclo de la formación que nos ayudará a llegar donde queremos.

Verano 2021 / Fotografía by e.

Aprender: el primer paso para la profesionalización del sector

Natalia Bayona, directora de Innovación, Educación e Inversión en la OMT, identifica cuatro pilares en la construcción del turismo del futuro, o del futuro del turismo: innovación, educación, sostenibilidad e inversión verde.

Siguiendo este planteamiento – y como has leído ya unas cuantas veces por aquí, si llevas un tiempo formando parte de la comunidad – considero la educación y la formación como herramientas fundamentales para afrontar con garantías la transformación del sector hacia su profesionalización, en primer lugar. Siendo clara, sin formación no hay salida. Y no únicamente es necesaria la formación en aquellas habilidades o competencias relacionadas directamente con las funciones de cada puesto de trabajo, sino también formación en soft skills que permitan a cualquier trabajador o potencial trabajador el acceso en igualdad de condiciones a las mismas oportunidades laborales dentro de nuestro sector.

Por otro lado, cuando hablamos de formación dentro de la empresa, es momento de revisar los procesos que hemos seguido hasta ahora y transformar todo aquello que no vaya acorde a una nueva forma de hacer las cosas. Para empezar, en un proceso óptimo de formación interna debemos ser capaces de transmitir los valores y el propósito de la empresa a nuestros equipos, así como el por qué hacemos las cosas. Solo cuando las personas entendemos por qué hacemos las cosas y cuál es el objetivo de nuestras acciones, nos comprometemos verdaderamente a hacerlas, porque generamos conexión emocional con ellas.

Formar a los equipos sin hacerles parte de la estrategia y de los objetivos que queremos conseguir con esas acciones no sirve absolutamente para nada y mucho menos en sectores con altísima rotación de personal como es la hostelería y con una gran diversidad de razones por las que un trabajador llega hasta ella: desde los más apasionados hasta lo que están en el sector de paso, una buena formación contribuye a sacar lo mejor de todos ellos. Y eso revierte en beneficio de todos.

Y, finalmente, considero clave la formación en la felicidad en el puesto de trabajo. En un momento en el que cada vez más personas se plantean la felicidad como una de las razones principales para aceptar o continuar en un puesto de trabajo, en el que vemos incluso a artistas, cantantes o deportistas de élite – seguro que, incluso aunque no hayas seguido los Juegos Olímpicos celebrados en Tokio este verano sabes lo que ha pasado con Simone Biles, la salud mental, los resultados y la importancia de que lo que haces te haga feliz – abordar este tema sin tapujos, trabajar la formación en felicidad puede marcar la diferencia en cuanto a la fuerza laboral que atraemos en nuestro sector.

No hay nada mejor que tener un equipo feliz. En palabras de Richard Branson, solo un equipo feliz hará a tus clientes felices. Por lo tanto, educar y formar sí, pero no solo en esas técnicas especiales para cada puesto de trabajo, sino también en el conocimiento de nosotros mismos para poder liderar nuestras carreras con éxito.

Verano 2021 / Fotografía by e.

Aprender a desaprender

De todo el proceso de formación, tal vez desaprender sea la parte que más nos cuesta. Supone dejar atrás la costumbre, una manera de hacer las cosas que conocemos, que nos hace sentir en muchos casos valiosos y que nos enfrenta al abismo de hacer las cosas de otra manera, que nos puede parecer mejor o peor. Desaprender es saltar fuera de la tan manida zona de confort, con todo lo que eso conlleva.

Para Jhon Cano, consultor de restaurantes en Perú, es “muy importante también entender que debemos reeducarnos, empezar a desaprender y que la educación debe ser continua”. En un momento en el que la agilidad en la toma de decisiones y en los cambios marca la diferencia entre funcionar o cerrar, el desaprendizaje forma parte del ADN de la nueva formación.

El aceleramiento del cambio que provocó la pandemia significa también que mas rápido se vuelve obsoleto aquello que aprendemos” dice al respecto Néstor Braidot. Para él “como desafío hoy, hay una primera cuestión que la neurociencia te entrena cómo hacer: aprender a desaprender, porque tu profesión, la de la recetita, el librito y el manual que te estudiaste de memoria, ya está obsoleta”. Para ilustrarlo mejor, en la edición del #WALG que compartí con él, Néstor explicó que los taxistas de Londres muestran hipertrofia en las partes del cerebro relacionadas con la orientación y la navegación, dos habilidades fundamentales para su profesión.

Te lanzo la misma pregunta que se hacía él en el podcast: ¿En qué has hipertrofiado tu cerebro? Porque “la hipertrofia derivada de aquello a lo que te has dedicado. Cuando tienes que dedicarte a otra cosa, aquello ya no te sirve. Con lo cual, la neurociencia te esta explicando, primero cómo desaprender y también cómo hipertrofiar tu cerebro hacia adelante”. La siguiente pregunta sería, como te decía más arriba: ¿En qué quieres especializarte ahora? ¿Qué parte de tu cerebro vas a hipertrofiar? ¿Cuál va a ser tu profesión? Pues “lleva tu cerebro a hipertrofiarse en eso que será tu profesión, en las condiciones que tú puedes intuir anticipadamente que serán tu vida laboral futura, que no va a ser la misma que ayer”.

“Tenemos que hacer una recreación personal y profesional de cada uno de nosotros, y también empresarial, para que sea coherente con el mundo que viene. Los países no van a ser iguales, las relaciones entre países no van a ser las mismas, las relaciones entre empresas con su personal, de los profesionales con sus clientes, no van a ser las mismas. Hay una circunstancia totalmente diferente y hay que reaprender”

Néstor Braidot, experto en Neuromarketing
Otoño 2021 / Fotografía by e.

¿Reinvención? Empieza por un buen reaprendizaje

En chino, la palabra ‘crisis’ significa oportunidad. Para Juan Merodio, fundador de Marketing Surfers, emprendedor y apasionado de la formación, es la capacidad de reinventarse la que marca la diferencia entre salir reforzado o no de una situación de crisis. Eso sí, en su opinión “no puede haber reinvención sin reaprendizaje. Es muy importante la capacidad muchas veces de olvidar, de reinventarte y de reaprender”.

Para afrontar con garantías su reposicionamiento y transformación, el sector debe ir por el camino de la formación. “Cuando te salen ideas de por dónde puedes ir es cuando estás aprendiendo” afirma Juan. “Toda creación, todo invento, toda innovación, surge de una estimulación de fuera de tu profesión o especialidad. Siempre” asevera Néstor. La formación debe formar parte del día a día personal y empresarial para conseguir ese reaprendizaje que nos llevará lejos. Ya no basta solo con sacar adelante el trabajo diario: hay que mirar más allá.


Tenemos varias citas, apunta:

  • En mi canal de podcast, para hablar de Turismo, Hospitalidad & Hostelería desde una perspectiva de felicidad.
  • En mi canal de youtube, para mostrarte diferentes puntos de vista con grandes profesionales.
  • En mi Biblioteca, para ofrecerte más materiales con los que trabajar.
  • En Prensa y Actividades, para compartir contigo mis entrevistas y actividades en las que participo.

Y si quieres que colaboremos juntos – charla/masterclass/mesa redonda en tu evento online (digital) u onsite (presencial) – te invito a contarme lo que necesitas aquí.

Recuerda que, como suscriptor, tienes acceso a contenido y acciones exclusivas, que te iré anunciando en la newsletter. Contáctame aquí.

¿Te ha resultado útil este post?

5/5 - (2 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los 5 + 1 atributos de una LoveBrand

Comunicar en tiempos VUCA, Valores que guían mensajes y la nueva herramienta fetiche