in , ,

Eudald Carbonell: “Tenemos que plantearnos nuevos conceptos de viaje, de turismo y restauración. Y, si no lo hacemos, peor para nosotros”

Dice Eudald Carbonell, prehistoriador, arqueólogo y paleontólogo, co-director del programa de investigaciones de los yacimientos de Atapuerca (Burgos) desde 1991 – Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1997, por sus trabajos en la sierra burgalesa que puso definitivamente a España en el mapa de la evolución humana – y una de las mentes más claras, innovadoras y disruptivas de la investigación internacional, que “la propensión a ser sociales no se puede eliminar con un virus”.

Creador de un sistema de análisis de la tecnología prehistórica conocido como «sistema lógico-analítico» y desarrollador de un programa de investigación transdisciplinar en Atapuerca – que ha contribuido a enriquecer espectacularmente el conocimiento científico sobre la prehistoria y la paleoantropología – Eudald investiga actualmente las migraciones humanas en la prehistoria, con el objetivo de comprender por qué se producían y qué papel juega en ellas el comportamiento tecnológico, más allá del clima o la biología. Para Eudald, es la tecnología lo que nos diferencia como especie, de ahí que plantee el concepto de selección técnica como mecanismo evolutivo del comportamiento humano.

En esta entrevista hablamos de pandemias, tecnología, comportamientos humanos, de globalización vs. planetización y de cómo, para afrontar crisis como la actual, han de cambiar las formas de relacionarnos y, con ellas, nuestros usos y costumbres en viajes, turismo y hostelería. Un viaje entre el pasado y el futuro del que extraer valiosas conclusiones que aplicar a nuestro sector.

Llevamos meses analizando cómo impacta e impactará en nosotros la situación de emergencia global generada por la pandemia. Eudald, desde tu visión única y tu campo de expertise ¿cómo piensas que cambiaremos?

Estamos pasando, como decías tú, una situación compleja. No es la primera vez que nuestra especie pasa por aquí, pero sí que es verdad que estamos pasándolo cuando el mundo esta muy globalizado, un gran error de la humanidad la globalización, y es un momento en el que estas cuestiones ponen en peligro y pueden sustanciar el colapso de nuestra especie. Difícilmente la extinción. Es decir: debemos ir muy alerta con lo que está pasando para ser capaces de encontrar directrices nuevas que abran nuevas perspectivas de organización para viajar en el mundo, para estar en el mundo, para interrelacionarnos en el mundo, para que estos nodos se mantengan estables y nuestra especie no corra ningún peligro de colapso. Es lo que tenemos que hacer.

Somos, los seres humanos, curiosos por naturaleza y hemos estado siempre en movimiento. ¿Nos va a detener un virus?

El movimiento es muy difícil de detener, porque está en los principios de las dimensiones de la vida de los animales, de los seres vivos. Lo que sí va a hacer, lo que tiene que hacer forzosamente, es hacernos pensar. Porque si no nos hace pensar, no habrá movimiento y el movimiento que haya irá contra el pensamiento y la adaptación del ser humano en el planeta. Lo que se ha de hacer es pensar. Además, tenemos ahora la tecnología, tecnología que nos permite viajar, acortar las distancias del espacio y conectarnos como hacemos tú y yo en este momento. Sí, es obvio que en el futuro de la especie, la forma de viajar, va a cambiar y que va a cambiar exponencialmente. Esto es algo que ya en algunos libros he planteado. Yo creo que ya estamos ahí. La socialización de la tecnología hará cambiar la forma de viajar.

Antes hablabas de los problemas de la globalización. Tú propones planetización en lugar de globalización. ¿Cual es la diferencia?

La diferencia es absoluta. La globalización propone uniformizar la sociedad. En cambio, la planetización propone incrementar la diversidad, con lo cual se parece una cosa a la otra como un huevo a una castaña, no tiene nada que ver. La globalización, repito, en mi opinión como evolucionista, es un gran error que ha cometido la humanidad, especialmente por las consecuencias que puede tener en el futuro en su adaptación al planeta.

Debemos ser capaces de encontrar directrices nuevas que abran nuevas perspectivas de organización para viajar en el mundo, para estar en el mundo, para interrelacionarnos en el mundo.

Eudald, en alguna entrevista tuya he leído una frase muy interesante sobre esa fuerza diferente, entre la naturaleza del hombre y su capacidad de sobrevivir y el poder de la propia naturaleza. ¿Quién gana la batalla al final?

Bueno, nosotros somos naturaleza, somos una singularidad del espacio-tiempo. En tanto que somos espacio-tiempo, nos hemos hecho fuertes en la naturaleza, la naturaleza humana por supuesto, pero dentro de la naturaleza del medio natural, que es donde podemos interaccionar, donde sacamos la energía para vivir. En realidad es una interacción, se ha de ver como una relación básica para que nosotros podamos crecer y reproducirnos y crecer demográficamente. No se puede distinguir entre naturaleza y naturaleza humana.

En nuestro sector preocupa mucho la recuperación de la confianza. Este miedo que se ha instalado en muchísimas personas ¿va a perdurar mucho? Desde tu campo de experiencia: ¿Qué podemos hacer para recuperar esta confianza?

El miedo siempre ha existido, lo que pasa es que lo pasamos ahora nosotros. Lo pasamos a nivel antropológico, en una sociedad – la sociedad de bienestar – en la que habían dicho que éramos capaces de superar cualquier contratiempo en un instante y todos estábamos protegidos, sobre todo primero occidente y luego occidente y oriente, pero no es así. El mundo está lleno de dudas, la historia está llena de procesos críticos, y ahora estamos pasando por uno de ellos. ¿Continuaremos teniendo miedo? Toda la vida ha habido miedo. ¿Tendremos seguridad? Probablemente cuando tengamos las vacunas que se van a hacer. ¿Se habrá acabado ya con el miedo para siempre? Pues probablemente no, habrá otros espacios. ¿Es la primera pandemia que hemos pasado? Pues no. Yo recuerdo que la peste bubónica, o la mal llamada y conocida como la gripe española, hizo estragos en las poblaciones. Afortunadamente ésta no ha hecho ningún estrago en la población, han sido unos centenares de miles de personas; pero claro, en el mundo de la seguridad, donde la vida tiene tanta importancia, pues ha entrado el miedo y la desconfianza.

Y hacemos bien, hacemos bien en tener miedo, porque el miedo nos protege seguramente de la catástrofe.

Citabas el periodo de la peste negra en Europa, que fue devastador y ocasionó grandes cambios sociales, políticos, económicos. ¿El Covid nos va a traer una situación parecida a ese renacimiento post-peste negra?

El covid obviamente nos ha puesto, lo he dicho muchas veces durante el confinamiento, delante del espejo. Nos hemos visto como especie, nos hemos dado cuenta de que esta evolución responsable, que yo he propuesto hace 20 años o más, y este progreso consciente, es la única manera de que inteligencia y conciencia se unifiquen para realmente una cooperación planetizadora, es decir, para alcanzar lo fundamental: que los nodos mantengan la diversidad, no la destruyan, como hace la globalización.

La globalización seguramente será un gran fracaso y tenemos que tomar cartas en este asunto. Y, gracias al Covid, muy probablemente estas cartas se van a poner encima de la mesa y los modelos de mantenimiento y de incremento de diversidad hasta que podamos integrarla en el futuro serán los modelos que van a imperar.

Efectivamente, esto probablemente cambiará la forma de ver y de recorrer el mundo. La socialización de la revolución científico-tecnológica tendrá precisamente en esta piedra en la que hemos tropezado una parte fundamental de incremento exponencial del tipo de interacciones humanas tanto para disfrutar de nuestro espacio-tiempo, como para disfrutar también de nuestros conocimientos en el planeta. Ahora, obviamente provocará la aceleración histórica, si es que cabe, aún mas.

Sí, es muy probable que esto sea así, con lo cual, los conceptos nuestros de viaje, los conceptos de turismo, los conceptos de restauración – que han ido cambiando pero se encontraban dentro del marco, digamos, tradicional y secular de las relaciones – en muy poco tiempo los trascenderá y tendremos que plantearnos muy seriamente los nuevos conceptos que abarcarán todo este tiempo de procesos. Y si no lo hacemos, peor para nosotros.

Y para afrontar estos retos, para afrontar este nuevo futuro, ¿cuáles piensas que deben ser las líneas de pensamiento en las que tenemos que enfocarnos?

Hay elementos clave: primero, pensar que lo nuevo siempre ha sido viejo. Y lo que tenemos que buscar no es lo nuevo: es lo distinto, lo diferente, lo que nos acerca a nuestro sistema y nuestra comprensión de la naturaleza en el momento que estamos pasando. Que la historia está muy acelerada y que tenemos que estar acelerados con ella, porque somos nosotros los que la hemos acelerado. Pero que esta aceleración incremente la sociabilidad, no la pare.

Hemos pasado ahora mismo un gran proceso de des-socialización al estar confinados pero, gracias a nuestros conocimientos, gracias a la revolución científico-tecnológica, hemos estado comunicados y hemos conseguido que el planeta continúe funcionando y que todo pueda funcionar, mejor o peor. Esta interacción, que es una parte importante de cualquier proceso para la planetización, es la base de todo este proceso.

Incrementar la sociabilidad es relacionarnos mucho más, incrementar la individualidad colectiva y no la colectivización de la individualidad.

Estos son los conceptos. La diversidad, integrarla cuando podamos. Mientras no podamos, porque somos incapaces, somos aún analfabetos ecológicos, sociales. Cuando no seamos analfabetos, integrarla. Pero ahora, si lo hacemos, vamos a romper la capacidad de nuestra especie en el planeta.

Como sector, los hoteles, los restaurantes, el mundo del turismo, ofrece escenarios para esta socialización. Una socialización presencial pero una socialización que, tal y como dices, con ayuda de la tecnología también se va moviendo al digital. Nuestro sector es un escenario para muchos ritos humanos, celebramos muchísimas cosas en un restaurante, en un hotel. Cualquier rito humano acostumbra a celebrarse en un escenario donde la comida y esa socialización de grupo se hace realidad. En momentos así, a veces sentimos que, con la imposición de un distanciamiento social, las nuevas medidas más cautelosas a la hora de socializar, quizás podamos perder un poquito de fuelle como protagonistas de la parte social de las personas. Aunque yo creo, Eudald, que no va a ser así. Creo que restaurantes, bares, cafeterías, hoteles, destinos turísticos… vamos a seguir siendo escenarios clave en la vida de las personas. ¿Cómo lo ves tú?

Por supuesto. Y, en estos momento críticos, tenemos que tener unas normas sociales y sanitarias que por supuesto, no tenemos, porque la propensión a ser sociales no se puede eliminar con un virus. Lo contrario: se crea miedo pero la gente continúa socializando. Pero tenemos que ser muy conscientes, vuelvo a repetir, de las condiciones tan extremas en las que se están produciendo estas relaciones.

Fíjate que, como dices tú, será muy difícil sustituir los bares o los restaurantes o los hoteles, por algo, al menos durante las próximas decenas de años. Probablemente en el futuro de los futuros, ya no estaremos aquí, será de otra manera, con lo cual lo que tiene que hacerse es cambiar las formas sanitarias, las formas de organización, las formas de relación y, sobre todo, y esto ya lo sabemos todos, las formas de relación.

Estas acumulaciones de miles de personas, de centenares de personas, tienen poco futuro. Nos hemos de acostumbrar a más diversidad, mucha más diversidad. A disminuir exponencialmente el número de personas que vamos a meter en este tipo de estructuras. Tendrá que cambiar absolutamente, en mi opinión, la forma de concebir la restauración y de concebir la forma de reunirse y de verse. Obviamente, muy ligado, como ya sabemos, a las nuevas medidas sanitarias.

Esto es obvio y tiene que hacerse ya. Estas grandes concentraciones que se han hecho en espacios públicos son un error: son espacios donde podemos tener graves problemas de adaptación de nuestra especie. Tenemos que fragmentar esta realidad y convertirla en unidades operativas de menor tamaño, mejor organizadas, intercomunicadas y que nos den seguridad y confianza, que no nos den miedo, porque es el miedo y la desconfianza la que hace que estas estructuras no puedan funcionar al nivel que tendrían que funcionar, y así pasará un tiempo hasta que tengamos seguridad para que esto funcione con cierta normalidad. Pero no, obviamente, con la normalidad que hemos tenido anteriormente.

Esto, Eudald, quita del mapa de alguna forma muchos espacios de ocio donde una parte del atractivo era el congregar a muchísimas personas en el mismo sitio. ¿Entiendo que lo que nos estás diciendo es que no pensemos más en estos modelos y empecemos a pensar en reuniones más pequeñas y, tal vez, en reuniones híbridas entre el presencial y el digital?

Sí. Parece obvio que esto irá por aquí o tendría que ir por aquí. Pensad también que nuestro crecimiento demográfico en el planeta será estocástico. Difícilmente, con los medios que tenemos ahora y con la forma de organizarnos, con las desigualdades que existen, el planeta pasará de 10k millones de habitantes. Será estocástico, puede que se quede en 8K, 9K, 10K. Y esos 10K millones tendrán que repartirse de forma distinta.

¿Van a desaparecer las ciudades? No. ¿Van a desaparecer las formas de toda la vida de consumo de vacaciones? No. Pero tienen que cambiar, tenemos que reorganizarnos y re-evolucionar, con el progreso consciente, en la evolución responsable.

Son los dos elementos de los que yo llevo hablando desde hace más de 20 años, y ahora yo creo que toca empezar a darles contenido empírico, concreto. Por eso yo no doy consejos. ¿Me pedías consejos? Ni un consejo. Es una opinión, no hay doctrinas precisamente en mi concepto. En mi concepto hay opiniones, hay el diálogo intersocial que es el individualismo colectivo, es una individualidad de cada uno que plasmamos en la red de conocimiento de lo que sabemos, y damos visiones para poder reflexionar, para poder dialogar, para poder disfrutar del conocimiento de cada uno, no del conocimiento de todos, el conocimiento de todos se ha de forjar a partir de esta individualidad colectiva. Es decir, en esta conciencia, la conciencia social es individual.

Te voy a contar algo que para el turismo creo que puede ser interesante. Yo soy de un pueblo del Pirineo. Al lado de mi pueblo, en Campdevànol, descubrí lo que fueron los primeros “turistas”, las primeras personas que hacían vacaciones. En el mes de junio-julio subían, estaban dos meses en la montaña, con la fresca, directamente con la naturaleza distinta y, cuando llegaban al 15-20 de agosto – lo sabemos porque había avellanos muertos y encontramos avellanas allí – pues se iban. ¿Hacia dónde? Pues hacia la parte interior de Cataluña o hacia las zonas costeras.

Esto ya hace 10.000 años que se hacía, es decir, el turismo que yo he visto en Ribas de Freser, en mi pueblo, cuando era pequeño, es algo que por lo que parece, a nivel prehistórico lleva haciéndose mas de 10.000 años. Estas formas tan arcaicas se podían hacer porque no había los peligros que nos acechan a una especie que tiende a concentrarse y es en las concentraciones donde crece el peligro que estamos viviendo.

Puedes ver la entrevista completa a Eudald en el quinto vuelo del OnAir Night Flight.

Eudald Carbonell en 10 frases

“La Humanidad ha avanzado a partir de mitos y leyendas. Debemos empezar a cambiar esos mitos y leyendas por el conocimiento científico”

“La inteligencia es un gran factor de adaptación de los humanos, pero la naturaleza tiene todavía mucha más fuerza que nuestra inteligencia”

Pensar es lo que más me gusta.

«La tecnología ha contribuido a hacernos más humanos»

«Sólo somos monos inteligentes, nada más y nada menos. No seremos humanos hasta que no adoptemos una conciencia crítica de especie. Esta conciencia nos tiene que llevar a saber si queremos caminar todos juntos hacia algún lugar»

Llegar a ser humanos es un proceso al que estamos acercándonos.

“En poco tiempo generaremos diversidad, tendremos gente modificada genéticamente y cíborgs (organismos cibernéticos). Será muy interesante porque seremos grupos parahumanos muy parecidos pero a la vez muy distintos, tanto por su origen como por su forma”

“Es tan importante hacer la vida interesante y buena para todos como saber que se acaba”

La uniformización es un peligro evolutivo y tenemos que frenar la globalización (que uniformiza) para ir hacia la planetización, que es otro concepto muy distinto, que consiste en mantener la diversidad y en el futuro, cuando seamos más listos y más inteligentes, integrar esta diversidad. Debemos mantener la memoria del sistema. ¿Por qué? Porque si no mantenemos las conductas, las culturas, las lenguas y el conocimiento del sistema y tomamos una sola dirección y rompemos con la diversidad, nos vamos a estrellar porque no habrá ninguna memoria que pueda corregir nada. Por lo tanto, no estamos preparados aún para uniformizar el planeta, además uniformizar no es la mejor idea que puede tener la especie, es la peor. Ya lo estamos viendo.

“Veo la extinción de la especie cerca si no tomamos una dirección en la cual la especie dirija su propio proceso evolutivo. Yo le llamo la evolución responsable y el proceso consciente. Es decir, se trata de que la tecnología y la biotecnología sean socializadas, que la energía se redistribuya en el propio planeta, que la especie sepa hacia dónde vamos, cuántos queremos ser en el planeta, dónde queremos llegar, si queremos salir del planeta… Cambiar hacia una conciencia crítica de la especie y hacia una consciencia que yo diría cósmica, superior, que nos permita saber hacia dónde vamos, no dar palos de ciego por todos sitios”

***

Tenemos varias citas, apunta:

  • En Instagram Stories, para hablar de forma distendida de la actualidad del sector.
  • En mi canal de youtube, para mostrarte diferentes puntos de vista con grandes profesionales.
  • En mi Biblioteca, para ofrecerte más materiales con los que trabajar.
  • En Prensa y Actividades, para compartir contigo mis entrevistas y actividades en las que participo.

Y si quieres que colaboremos juntos – charla/masterclass/mesa redonda en tu evento online (digital) u onsite (presencial) – te invito a contarme lo que necesitas aquí.

Recuerda que, como suscriptor, tienes acceso a contenido y acciones exclusivas, que te iré anunciando en la newsletter. Contáctame aquí.

¿Te ha resultado útil este post?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando...

0

Ferran Adrià: “La innovación más importante que ha habido en un sector productivo en este país ha sido en hostelería y en turismo”

Álex Rodríguez: “La tecnología aeroespacial es la siguiente revolución del turismo”